Sobre el Aceite de Motor

Ya no existe el Land Cruiser en Venezuela. Es así de simple. Hoy día no es posible ir a un concesionario y comprar un Land Cruiser nuevo.

Como resultado de esta situación, no queda más remedio que poner el mayor esmero posible en el cuidado y mantenimiento de los que ya poseemos.

Ya en una entrada anterior ( Mantenimiento Ideal de su Land Cruiser ) describimos nuestras recomendaciones sobre los planes de mantenimiento idóneos para nuestros Land Cruiser en base a las recomendaciones de Toyota, como fabricante de nuestros vehículos, y a las características particulares de uso más comunes que encontramos en Venezuela. Allí recomendábamos cambiar el aceite del motor cada 5.000 Km.


En esta oportunidad, y con la finalidad de darle continuidad al tema del cuidado de nuestros vehículos, queremos referirnos al aceite de motor, sobre cuyas características, distintos tipos, frecuencia de cambio, etc. se puede escribir una toda una enciclopedia. Adicionalmente, existe toda una serie de mitos y creencias acerca de los aceites de motor, sustentados más en dichos populares que en argumentos técnicos sólidos, que resulta conveniente desmentir.

FUNCIONES DEL ACEITE DE MOTOR

La razón de ser del aceite de motor es impedir que las superficies metálicas de las partes en movimiento dentro del motor se destruyan unas a otras, a causa del roce directo entre ellas. El aceite del motor, gracias a esta función lubricante, reduce el desgaste y la fricción en los pistones, rodamientos y otras partes en movimiento. También ayuda, a través de una fina película que forma entre los anillos de pistón y las paredes de los cilindros, a sellar las altas temperaturas y las altas presiones que se producen durante la combustión en los cilindros del motor. Ejerce una función de enfriamiento, al transferir el calor de las áreas mas calientes del motor al carter, donde es disipado por el aire. Además, debe neutralizar los ácidos sulfúrico y clorhídrico que se producen como consecuencia del proceso de combustión y debe disolver o dispersar el carbón, sílice, desechos y la humedad que tienden a depositarse en el interior del motor, y que de otra manera obstruirían los conductos de lubricación. El aceite minimiza la exposición de las partes al oxígeno, y por tanto, la oxidación a altas temperaturas. Todo esto, bajo condiciones de tremendo calor y presión.

LA VISCOSIDAD

El tener la viscosidad adecuada quizás sea la característica mas importante de una aceite. En términos llanos, podríamos describir la viscosidad como la resistencia de un aceite a fluir, y viene definida por la dificultad de sus moléculas para desplazarse entre sí. Cuanto mas “espeso” sea un aceite, mayor será su viscosidad.

En la gráfica, mostramos una guía aproximada sobre las viscosidades de aceite de motor a usar en función de las temperaturas ambientes que se espera encontrar.

Podemos aprovechar aquí para comentar que la viscosidad del aceite con el que nuestros Land Cruiser salieron de la planta Toyota en Cumaná es 15W40


Por otro lado, y es necesario evitar confundirse aquí, el Índice de Viscosidad es un factor que permite determinar el cambio en la viscosidad de un aceite cuando cambia su temperatura. Cuanto mayor sea este índice, menor será la pérdida de viscosidad de un aceite al aumentar su temperatura. Los aceites multigrados tienen índices de viscosidad muy por encima de 100, mientras que los aceites monogrados y suelen tenerlos por debajo de 100 o menos.

Hoy día, cuando vemos un envase de aceite, encontramos que la viscosidad viene expresada como 5W50, 0W30 o cualquier combinación similar. El número expresado antes de la “W” indica la clasificación de viscosidad del aceite en frío, y el número que aparece después, es su viscosidad en caliente. Así pues, un aceite 15W40 se comportará como un aceite monogrado 15 al estar frío, pero no verá reducida su viscosidad mas allá de 40 al calentarse.

Esto se debe a que los aceites actuales, conocidos como multigrados, están diseñados para impedir la pérdida de viscosidad que sufrían los antiguos monogrados al ser sometidos a las altas temperaturas a las que operan los motores actuales.

LA CALIDAD

Ya que hablamos de la necesidad de conservar nuestros Land Cruiser en la mejor condición posible, seleccionar el aceite a usar en sus motores es cuestión de suma importancia que no puede hacerse en base a cuentos de camino o en función de ahorrarnos un dinero.

Existen dos organismos que certifican la calidad de los aceites. API (American Petroleum Institute) y ACEA (Association des Constructeurs Europeens d’ Automobiles), cuyos sellos de aprobación encontraremos en los envases de las marcas de aceite reconocidas.

Las clasificaciones API difieren según se trate de aceites para motores diesel o a gasolina. Su descripción está compuesta por un conjunto de dos letras, donde la primera de ellas define el tipo de motor para los que aplica el aceite y la segunda es un consecutivo. Cada nueva generación supera y sustituye a las anteriores. De esa manera un aceite SM supera y sustituye al anterior, o SL.

– Para motores diesel, la primera letra es C (de categoría Comercial, aunque también se puede recordar como de encendido por Compresión). CH es el grado más alto en la actualidad.

– En el caso de los motores de gasolina, se comienza con la letra S (de categoría de Servicio, aunque también se puede pensar en encendido por chispa, Spark en inglés). El grado más alto actualmente es SM.

Las clasificaciones de ACEA, rara vez vistas en Venezuela, pueden ser resumidas como A para gasolina, B para vehículo diesel livianos y E para diesel de servicio pesado.

Decidir donde adquirir nuestros lubricantes, sin duda puede repercutir directamente sobre la calidad del producto que obtengamos.

ACEITES SINTÉTICOS

Los aceites minerales se obtienen de la refinación del petróleo, en tanto que los sintéticos son producto de los laboratorios de las compañías petroleras. Existen también los que se conocen como semi-sintéticos, que son una mezcla de ambos.


A pesar de su nombre, la mayoría de los aceites sintéticos de motor son derivados del petróleo. En su mayoría son polialfaoleofinas (PAO) que provienen de las fracciones mas puras de del proceso de refracción. Hay que considerar a los aceites sintéticos como compuestos “hechos a la medida” que se diseñan para cumplir su función de la manera más eficiente posible.

Dicho de otra manera, en el caso de los aceites minerales debemos “conformarnos” con el producto base que nos queda al quitar del petróleo lo que no queremos, en tanto que el desarrollo de los aceites sintético nos permite contar con un producto mas ajustado a lo que queremos o necesitamos.

LAS BASES

Lo que en realidad define si un aceite es mineral o sintético es su base lubricante. De esa manera, tenemos que existen cuatro tipos de bases lubricantes de uso automotriz:

Bases Minerales: Proceden del proceso de destilación y refinamiento del petróleo crudo.

Bases Sintéticas: Son producto de la destilación y refinamiento del petróleo crudo más un proceso de hidrogeneración catalítica. Se consideran sintéticas por sus propiedades.

Bases de Polialfaoleofinas: Se obtienen procesando químicamente el etileno. Son hidrocarburos sintéticos con buen comportamiento a bajas temperaturas.

Bases Éster: Son las únicas no procedentes del petróleo, sino de ácidos grasos y alcoholes vegetales. Son biodegradables.

LOS ADITIVOS

Nota importante. Aquí hacemos referencia solo a los aditivos usados en la elaboración de los aceites. No los que se pueden comprar en cualquier bomba de gasolina para ser añadidos posteriormente a estos.

Las bases empleadas para la elaboración de los aceites de uso automotriz no poseen todas las propiedades necesarias para satisfacer todos los requerimientos de lubricación de un motor moderno. Por ello, se recurre a la adición de componentes que le confieran las propiedades de las que carecen.

Modificadores del Índice de Viscosidad. Mejoran las propiedades reológicas del aceite. Son polímeros de cadenas de carbón cuya longitud varía, haciéndose mas largas, en relación proporcional a los cambios de temperatura. Ello previene la excesiva pérdida de viscosidad del aceite como consecuencia del aumento de la temperatura. Son el elemento que permite la fabricación de aceites multigrado.

Antioxidantes. Distinta a la corrosión que sufren los metales, entendemos por oxidación de los aceites, a la pérdida de las propiedades lubricantes y aumento de la viscosidad original que estos sufren como consecuencia de los ataques químicos y térmicos a los que se ven expuestos dentro del motor. Estos aditivos son derivados fenólicos o del alkilditiofosfato de zinc.

Anticorrosión. Estos aditivos permiten proteger las superficies metálicas de la corrosión. Se emplean normalmente los sulfonatos y los benzotriazoles.

Aditivos Anticongelantes. Permiten disminuir el punto de congelación del aceite, así que nada que ver con Venezuela.

Aditivos Antidesgaste. Son compuestos metálicos, generalmente del tipo ditiofosfato de zinc, que facilita el deslizamiento de las partes y refuerza la resistencia de la película lubricante. La interposición de estos elementos metálicos entre las superficies ayuda a evitar el contacto metal-metal, y en consecuencia, el desgaste abrasivo.

Aditivos Detergentes y Dispersantes. Su función es mantener limpias todas las partes calientes del motor (pistones, anillos, cilindros, etc.) evitando la formación de depósitos y barnices al atacar químicamente los residuos de la combustión. Estos residuos, de color normalmente negro, solemos encontrarlos en el aceite.

Para evitar que estos se depositen en las partes más frías del motor y formen lodos negros, se utilizan los aditivos dispersantes. Estos aditivos mantienen los residuos en suspensión en el aceite, facilitando su tránsito hacia el filtro, donde pueden ser atrapados.

Pasta, pegoste o melcocha son solo algunos de los nombres coloquiales que damos en Venezuela a los diversos depósitos que tienden a formarse y acumularse en el motor. Existen diferentes tipos de lodos, nombre correcto de estos depósitos, que varían en apariencia, desde un color marrón claro hasta el negro, y desde una consistencia casi líquida hasta sólida. Pueden ser producto de distintas reacciones químicas.

La formación de estos depósitos se convirtió en problema de magnitud por primera vez a principios de los años 60, lo que resultó en extensas investigaciones y cambios en el diseño de los motores y la formulación de los lubricantes. A mediados de los 80, la acumulación de materiales semi-sólidos conocidos como lodos negros o lodos calientes, se convirtieron en un serio problema en Europa. Estos depósitos variaban en consistencia, desde la de una pasta suave y aceitosa hasta una costra dura y quebradiza. Desde entonces, estos depósitos han hecho su aparición en todo el mundo, particularmente en los Estados Unidos y Japón.

En el caso particular de Venezuela, el punto álgido de este grave problema se presentó a mediado de la década de los 90, cuando todos los fabricantes reportaron grandes cantidades de casos, incluso en vehículos con muy bajo kilometraje. En la investigación de este brote de casos de formación de lodos en motores de gasolina, participaron varias de las ensambladoras del país, en conjunto con INTEVEP, cuando este instituto aún era referencia mundial en las actividades científicas ligadas al petróleo, y no el adefesio ridículo que es hoy. En líneas generales, se atribuyó el problema en nuestro mercado a la falta de rigurosidad en los cambios de aceite por parte de los usuarios de los vehículos afectados, aunque extraoficialmente, muchos pensaron que el pico en el número de casos guardaba relación con la introducción al mercado de los aceites calidad SG.

Los lodos son normalmente una emulsión de agua y otros subproductos de la combustión con el aceite, que se forma principalmente durante los periodos de operación a baja temperatura del motor y/o durante recorridos muy cortos. Son muy viscosos y pueden llegar a bloquear el circuito de lubricación del motor, con las consecuencias que cabe esperar. Típicamente tienen consistencia de pasta suave, pero pueden polimerizarse y tornarse en una sustancia muy dura. Cuando ocurre esto último, pasan a ser llamados depósitos en caliente o calaminas, que tienden a formarse en las partes del motor cuyas temperaturas de operación sean muy elevadas. Se conocen como “lodos negros” aquellos depósitos muy espesos, incluso sólidos, de color muy oscuro y con bajo contenido de agua, que normalmente encontramos en las zonas mas frías del motor, como en los tapaválvulas sobre las culatas, tapacadenas, en el fondo del cárter.


En estas fotografías se puede apreciar claramente la acumulación de lodos en un motor de Camry, cuyos cambios de aceite no fueron realizados oportunamente, según reconoció su propietario.

 

Como referencia, aquí se aprecia el interior de un motor 1FZ limpio, libre de cualquier tipo de depósitos dañinos.

Causas. La formación de lodos es consecuencia de la combinación de uno o más de los siguientes factores:

– Condiciones severas de uso.

1. Recorridos muy cortos, en los que el motor no llega a alcanzar su temperatura normal de operación.

2. Las colas y largos periodos en mínimo o ralentí.

3. Altas temperaturas de operación, consecuencia de altas temperatura ambientales o la operación del vehículo bajo condiciones de carga elevada, tales como pendientes fuertes, tirar de un remolque o altas velocidades por periodos prolongados.

4. Aunque no aplica en el caso de Venezuela, el frío extremo.

Fallas mecánicas

1. Las fugas de refrigerante hacia el motor, por muy pequeñas que sean, proveen un campo fértil para la formación de lodos, puesto que la mezcla resultante de aceite y refrigerante reaccionará provocando la formación de depósitos.

2. Las fallas del sistema de enfriamiento que resulten en aumento de la temperatura del motor, como un termostato defectuoso, también serán causa de problemas, aún cuando no sean fácilmente perceptibles. Las temperaturas elevadas constantes promueven el espesamiento del aceite del motor, con la consecuente formación de lodos. Por otro lado, los motores que operan a muy bajas temperaturas, son propensos a formar lodos negros.

3. Una válvula PCV obstruida o defectuosa contribuirá a la formación de lodos, ya que los gases que debe purgar permanecerán en el motor, puesto que contienen agua, ácidos, hollín, etc.

4. También cantidades excesivas de combustible, a causa de inyectores que gotean, fallas en el mecanismo del ahogador o sensores de oxígeno defectuosos, pueden causar la formación de lodos.

– Mantenimiento inadecuado

Es necesario mantener nuestros vehículos en buen estado de funcionamiento, verificando los niveles de los fluidos, las correas y mangueras regularmente.

El cambio frecuente y regular del aceite de motor y su respectivo filtro es el arma más importante con que contamos para evitar la formación de depósitos dañinos y lodos en nuestros motores.

– ¿Que hacer si su motor ya tiene pasta? –

Desafortunadamente, no existe un remedio 100% seguro y garantizado para solucionar esta situación, que no sea desarmar completamente el motor y limpiar sus partes, incluso haciendo uso del “baño químico” que suelen ofrecernos las rectificadoras. Sin embargo, considerando los elevados costos de esta opción, muchas veces puede valer la pena hacer el intento de salvar los motores afectados sin incurrir en estos.

En los casos no demasiado severos, se puede intentar salvar el motor a través de una limpieza que solo contemple un desarmado parcial, en el que se remueven el (los) tapaválvulas y carter para una limpieza mecánica y el “enjuague” con repetidos cambios de aceite. Existen aceites para “enjuagar” los motores (flushing oils) cuyo uso no recomendamos, de manera qeue si desea limpiar el motor por dentro, hágalo con aceite normal y cambielo dos o tres veces en rápida sucesión. Si a pesar de nuestra recomendación, decidiera hacer uso de este tipo de aceites especiales para la limpieza del motor, no use su Land Cruiser con ellos en el motor. Solo déjelo en su motor por unos veinte minutos y reemplácelo por el aceite de su preferencia. También existe la alternativa de intentar rescatar el motor haciendo uso de equipos que realizan un lavado interno de este usando soluciones específicas, que son bombeadas en caliente a través de los conductos y galerías de lubricación para ser succionadas luego del cárter, con la esperanza de que traiga consigo todos los depósitos y contaminantes que haya podido haber dentro del motor. Estos equipos se conocen coloquialmente en Venezuela como máquinas de “diálisis”, y se encuentran en algunos talleres y establecimientos dedicados al cambio de aceite.

Sin embargo, hay que tener perfectamente claro que estas soluciones parciales tienen una altísima probabilidad de fallar, bien sea por los daños ya existentes en el motor como resultado de la pasta, o por el desplazamiento de los depósitos y oclusión de los conductos de lubricación, en cuyo caso no quedará más remedio que recurrir a la solución descrita inicialmente.

 

 

Medición y Cambio de Aceite del Motor.

Si ha leído hasta aquí, ya entiende la importancia de cambiar el aceite de su motor regularmente garantizar su limpieza interna y su duración.

Por favor consulte su Manual del Propietario y nuestras recomendaciones para mayor información acerca de los intervalos recomendados para el cambio de aceite y otras operaciones de mantenimiento.

Para medir el aceite del motor de su Land Cruiser, este debe estar parado en un lugar plano. Encienda el motor por algunos minutos y acelérelo unas cuantas veces. Apague el motor y espere unos minutos antes de verificar el nivel con la varilla. Esto se debe a que, al apagar el motor, una cierta cantidad de aceite queda en los conductos y galerías y solo drena hacia el carter gradualmente. Si se hace la medición inmediatamente después de apagar el motor, obtendrá una medida falsamente baja, por lo que podría terminar agregando una cantidad de aceite excesiva al motor. Retire la varilla de su alojamiento, límpiela con un trapo e introdúzcala de nuevo, para finalmente sacarla y hacer la lectura. El nivel de aceite debe encontrarse entre las marcas F y L que encontrará en la varilla.

ATENCIÓN. Si decide cambiar el aceite usted mismo, recuerde que debe lidiar con el problema de deshacerse del aceite usado, lo que puede resultar muy engorroso. Este aceite es extremadamente contaminante y solo debe ser entregado a empresas recolectoras que se encargan de llevarlo a ser reciclado. Por favor tome esto muy en cuenta antes de seguir adelante con esta decisión.

Una vez establecido esto, le indicamos los pasos a seguir para el cambio de aceite del motor de su Land Cruiser:

Antes de comenzar, asegúrese de tener a la mano un recipiente adecuado donde almacenar el aceite usado, la herramienta adecuada para remover el tapón del carter, una arandela (empaque) para este (la arandela es una parte no reusable, y por tanto, debe ser desechada y reemplazada por una nueva), una herramienta para sacar el filtro y algunos trapos de taller.

1.- Encienda el motor y caliéntelo por algunos minutos, si este se encuentra frío. Si el motor ya esta caliente, déjelo enfriar por algunos minutos.

2.- Quite la tapa de llenado de aceite del motor.

3.- Coloque el recipiente donde recogerá el aceite bajo el agujero de drenaje. Recuerde que el vehículo debe estar a nivel.

4.- Afloje el tapón algunas vueltas con la llave. Presione el tapón, desenrósquelo y sáquelo con cuidado.

Drenando el aceite viejo, cuyas propiedades ya están gastadas como resultado de su oxidación y de la acumulación de contaminantes.

Por favor tome en cuenta lo difícil que puede resultar recolectar y disponer correctamente tanto del aceite como del filtro usado, si no se cuenta con los medios y los recursos adecuados para ello.

5.- Una vez drenado el aceite, verifique que la arandela haya sido removida. Si no es así, despéguela y descártela.

6.- Instale el tapón de drenaje con la nueva arandela. No lo apriete en exceso. Limpie la zona alrededor del tapón con un trapo.

7.- Coloque la bandeja o recipiente donde recogió el aceite usado bajo la zona del filtro. Saque el filtro de aceite usado con la herramienta para ello, previendo que muy probablemente se derramará una cierta cantidad.

8.- Limpie la superficie de montaje del filtro.

9.- Verifique que la empacadura del filtro nueva esta colocada correctamente y está en perfecto estado. Unte un poco de aceite limpio sobre esta.

10.- Enrosque cuidadosamente el filtro hasta que asiente totalmente la empacadura. Ajústelo ¾ de vuelta adicional.

11.- Rellene el motor con la cantidad especificada de aceite. Por favor consulte su Manual del Propietario al respecto.

No olvide reponer el aceite en su motor. Según nuestra experiencia, olvidar hacerlo o añadir más aceite del necesario son dos errores muy comunes que se suelen cometer con más frecuencia de lo que cabría imaginar.

12.- Encienda el motor y verifique cuidadosamente que no existan fugas de aceite. Apague el motor y vuelva a verificar que no existen fugas.

13.- Mida el nivel de aceite, de acuerdo con las instrucciones dadas anteriormente, y confirme que el nivel es el adecuado.

Finalmente, deshágase apropiadamente del aceite, el filtro y el empaque usados.

http://www.tucanviajero.com

tv

One thought on “Sobre el Aceite de Motor

  1. excelente aporte amigo tv. Pregunto por curiosidad la arandela que debo poner en el tapon del carter de que material debe ser? Gracias y disculpa la ignorancia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *