Casi mitad del mundo.

Poco podíamos haber previsto que la tarde de un sábado en Quito terminaría en una pequeña aventura.

En ocasión de un viaje por carretera a Ecuador, supimos que a poco más de 13 kilómetros al norte de Quito, en el poblado de San Antonio de Pichincha para ser más precisos, se encuentra la Ciudad de la Mitad del Mundo.

Situada sobre la línea ecuatorial, cuenta hoy en día con un monumento de 30 metros de altura situado exactamente en la “mitad del mundo”, alrededor del cual existen, a manera de conjunto histórico, una serie de atracciones que incluyen un museo etnográfico, un planetario, un par de pabellones, un insectarium y la réplica de ciudad colonial en sí misma, o “Quito Colonial”.

Estando en la ciudad de Quito, con buena parte de una tarde libre, decidimos tomar los carros e ir a visitar el lugar.

Una vez allí, en diversos puntos vimos letreros que hacían referencia al hecho de que nos encontrábamos sobre la latitud 0°0’0’’

Sin embargo, nuestro GPS decía otra cosa. Según podíamos ver en él, la línea ecuatorial parecía encontrarse a casi 240 metros al norte de la ubicación del “Monumento Ecuatorial”.

Es fácil comprender la existencia de un error en cuanto a la ubicación exacta de la latitud 0, si se toma en cuenta el tiempo transcurrido y los avances tecnológicos logrados desde el año 1.736, en ocasión de la primera comisión geodésica francesa que vino a estas tierras a determinar las dimensiones de nuestro planeta.

Señalando al norte, decidimos llegar hasta la línea ecuatorial, o latitud 0, ubicada fuera de este conjunto conmemorativo. Así pues, impulsados por la curiosidad nos despedimos de este interesante lugar.

En una calle aledaña a la Ciudad de la Mitad del Mundo, encontramos este museo, que presume de estar situado sobre la verdadera latitud cero, ya que su ubicación fue determinada más recientemente, con la ayuda de equipos GPS.

Al vernos rondando la zona, equipo GPS en mano, los encargados muy amablemente nos invitaron a pasar a sus instalaciones, y nos brindaron una visita guiada al museo de forma gratuita.

La visita incluyó diversas demostraciones de los fenómenos que supuestamente se producen al encontrarse situado sobre la línea ecuatorial. Especialmente aquellos relacionados por la fuerza de coriolis.

Pudimos ver, por ejemplo, como el agua gira al caer por un desague en distinto sentido, según este se encuentre en el hemisferio norte o en el sur. También pudimos ver como es mucho más fácil parar un huevo sobre la cabeza de un clavo justo sobre el ecuador que en otras latitudes.

Independientemente del hecho de que las demostraciones que vimos fueran patrañas o no, la visita resulta realmente entretenida y sirve para pasar un rato diferente y muy ameno.

Pero nuestro GPS seguía indicando que la mitad del mundo tampoco se encontraba allí.

Conversando con la gente del museo, supimos que la diferencia de ubicación podía atribuirse al uso de un datum mucho más viejo que el nuestro (WGS 84) para determinar su ubicación.

Así pues, volvimos a la calle, y a una distancia de unos 50 metros de la entrada del Museo Inti-Ñan, encontramos, para nuestra sorpresa, alguien había pintado una sencilla X con pintura aerosol roja exactamente sobre la línea ecuatorial que indicaba nuestro GPS.

Vista satelital donde se aprecian la Ciudad de la Mitad del Mundo, el Museo Inti-Ñan y la línea ecuatorial en base al datum WGS 84.

En conclusión, aunque la línea ecuatorial, o la latitud cero, no pasa ni por la Ciudad de la Mitad del Mundo, ni por el Museo Inti-Ñan, no podemos dejar de recomendar la visita a ambos lugares, y tal vez, si es que aún sigue allí, salir en busca de la humilde x roja que, pintada en la calle, si se encuentra en el lugar correcto.

Información sobre la Ciudad del Fin del Mundo: http://www.mitaddelmundo.com

Información sobre el Museo Inti-Ñan: http://es.museointinan.com.ec/#home

No puede faltar alguna lectura sobre la fuerza de coriolis: http://www.investigacionyciencia.es/investigacion-y-ciencia/numeros/2011/5/el-efecto-coriolis-8870

Para saber más sobre las acusaciones de que los fenómenos y efectos demostrados en estos lugares son falsos, por favor pulse aquí, y para disponer de información complementaria aquí.

tucanviajero@yahoo.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *