Campos de Hielo 2013. Caminos Alternativos. 1ra Parte.

“Los acompañamos un momentico hasta la puerta”

La Expedición Campos de Hielo 2013–2014, que venía madurándose desde hace ya unos años, se comenzó a concretar a principios del año pasado cuando empezaron las gestiones del patrocinio. En esta ocasión, se había planteado un novedoso proyecto con vehículos 4×4 de las distintas marcas fabricadas en el país.

ECH 2013-14 000010Para someterlo a consideración de las diversas ensambladoras, seleccionamos a Raúl Álvarez, de la Guía del MOTOR. Lamentablemente, debido a la situación por la que atravesaba la industria en esos momentos, y que todos conocemos muy bien, esta no tuvo la receptividad esperada. De hecho, y para desgracia de Venezuela, la mencionada situación, y prácticamente la de todos los ámbitos del sector privado, no ha hecho más que empeorar para el momento en que escribimos estas líneas. Lo que no quiere decir que exista alguno del sector público que funcione apropiadamente, o haya mejorado en estos tiempos que corren.

También recurrimos a Goodyear de Venezuela, empresa que siempre ha apoyado con entusiasmo todas nuestras expediciones internacionales. Y tal como esperábamos, obtuvimos un respaldo inmediato. Iniciamos así las gestiones para que nos otorgaran 6 cauchos por vehículo, después de seleccionar las medidas ajustándolas a la disponibilidad existente. Tras varios meses de consultas, y por causas que escapaban al control de la empresa, finalmente esto no fue posible. Sin embargo, no podemos dejar de agradecer desde aquí todos los esfuerzos que la gente de Goodyear hizo para apoyarnos una vez más.

Claro que la logística de la expedición había comenzado previamente. Gabriel, como siempre cibernético y con dotes de geógrafo e historiador, elaboró toda la ruta vial, planificando día a día con todos los detalles posibles y eventuales alternativas.

ECH 2013-14 000020Este nuevo proyecto, con motivo de los 40 años de Caracas Jeep’s Club, quedó denominado CAMPOS DE HIELO, PATAGONIA. El plan original consistiría en recorrer los 10 países de América del Sur, coronando en los Campos de Hielo de la Patagonia.

La ruta, en síntesis, consistiría en salir de Venezuela tras recorrer nuestra Gran Sabana por Santa Elena de Uairén e ingresando a Brasil por Pacaraima para llegar a Manaus, y de ahí continuar por la célebre BR-319 a Porto Velho.

Posteriormente entraríamos a Bolivia por Guayaramerín, tras abandonar Brasil por Guajará-Mirim.

ECH-2013-14-000030Ya en Bolivia, buscaríamos camino por las partes bajas y selváticas de este interesante país hasta llegar a Santa Cruz de la Sierra, continuando hacia la frontera con Paraguay en Infante Rivarola.

Una vez del otro lado de la frontera, seguiríamos a Mariscal Estigarribia cruzando Paraguay a través del Chaco para llegar a la capital Asunción y desde ahí dirigirnos a la frontera en Ciudad del Este para entrar nuevamente a Brasil por Foz do Iguaçu, visitando sus famosas cataratas.

En esta segunda entrada al gigante del sur, pasaríamos por los estados de Paraná, Santa   Catarina y Rio Grande do Sul, entrando a Uruguay por la Costa Atlántica, visitando Punta del Este y posteriormente Montevideo.

Desde ahí, se cruzaría a Argentina por la Mesopotamia, conocida así por encontrarse delimitada por los ríos Paraná, Uruguay, Iguazú, San Antonio y Pepirí Iguazú, visitando la ciudad de Rosario para posteriormente seguir hacia los Andes por Córdoba y Mendoza.

Cruzar la cordillera por el Paso de Libertadores nos permitiría llegar a Chile y recorrerlo longitudinalmente ¿acaso hay otra forma? hasta los campos de hielo sur en la Patagonia, en el pueblo de Villa O´Higgins, donde esperábamos recibir el nuevo año.

Es en este punto que planeamos comenzar el regreso, lo cual haríamos por la Ruta 5 o Panamericana de Chile hacia el norte, pasando por el fantástico Desierto de Atacama antes de salir del país.

Para atravesar Perú, teníamos reservada una nueva ruta, que solo conocíamos por su aspecto en los mapas, y que nos llevaría hasta Ecuador. Para recorrer este país también planeamos estrenar un itinerario que nos llevaría cerca de las polémicas zonas selváticas que luchan por sobrevivir, junto con algunas etnias indígenas, ante el avance de las concesiones petroleras.

La ruta elegida para Ecuador, nos haría entrar a nuestra querida Colombia por el Departamento de Putumayo y subir pasando Mocoa y Neiva hasta Bogotá, donde pasaríamos un par de días antes de finalmente regresar a Venezuela por el Arauca.

Como parte de los preparativos, también llevamos adelante contactos con la Embajada de Bolivia, a los efectos de que nos brindaran apoyo para el suministro de combustible en territorio fronterizo Boliviano, ya que sabíamos que este estaba restringido para los vehículos extranjeros. Después de varias entrevistas y diligencias, en las que el personal de la embajada de Bolivia en Venezuela fue muy receptivo y colaborador, se procesó y envió toda la documentación a su país, con la finalidad de obtener una carta de presentación para facilitar la dotación de combustible a los vehículos de la expedición. Pero por alguna razón que desconocemos, no hubo repuesta desde la Paz.

ECH 2013-14 000040Ya bastante avanzados los preparativos de esta expedición, se nos ofreció la oportunidad de contar con el apoyo de Toyooeste, C.A., concesionario Toyota que ofrece un amplia gama de servicios en la ciudad de Caracas. Más allá del simple aporte monetario, este gentil ofrecimiento incluyó el servicio de mantenimiento y puesta a punto de todos los vehículos de la expedición; antes y después de la realización de la misma, lo que además nos brindó la oportunidad de apreciar la calidad de sus instalaciones, lo completo de su equipamiento y el nivel de formación y calidad de su personal.

Ya con casi todo definido, fecha de salida determinada y los carros prácticamente listos para partir, hubo que afrontar un acontecimiento imprevisto que puso en peligro la participación de uno de los carros de la expedición. Tras ponderar los diversos escenarios posibles se decidió que este carro y sus tripulantes solo acompañarían al grupo hasta Humaitá, o tal vez Porto Velho, hasta la puerta, pues, en lo que podría ser una de las últimas oportunidades para recorrer la BR-319 antes de que sea asfaltada por completo.

Al final, la Expedición Campos de Hielo 2013 – 2014 quedó conformada por 11 personas, entre quienes se contaban tres invitadas que viajaron desde Chile para formar parte de ella, a bordo de dos Land Cruiser 200, un Land Cruiser 71 y un Toyota Fortuner.

 

Nov. 30, 2013. Sábado
Caracas a Puerto Ordaz, Venezuela

Hoy arranca la expedición. Salimos a las 8 de la mañana de casa de Gabriel en Prados del Este, en el machito y una de las Roraima. La otra y el Fortuner salieron más tarde desde otro punto de la ciudad. Tomamos la carretera de Oriente, Guatire, El Guapo, Barcelona, Anaco, El Tigre y nos desviamos en La Viuda para llegar a Puerto Ordaz después de haber recorrido 750 kms. Almorzamos poco antes de llegar a Puerto Ordaz, en un restaurante bastante pintoresco llamado La Finca.

Cruzando el puente sobre el Río Orinoco.

DCIM100GOPRO

Una vez en Puerto Ordaz, perdimos muchísimo tiempo tratando de ubicar la posada Viposada en La Urb. Villa Alianza, donde nos alojaríamos puesto que ya teníamos reservación. Esta no es mucho más que una casa que ofrece un alojamiento sencillo y honesto, en el más puro espíritu de lo que debería ser una posada en el sentido tradicional del término. Sin embargo, no resulta la selección más apropiada para quien viaja dependiendo absolutamente de su vehículo, puesto que no cuenta con estacionamiento en sus instalaciones.

Esperamos al otro grupo que se había desviado a Ciudad Bolívar a saludar a unos amigos mientras nosotros nos encontramos con otro grupo de amistades. Posteriormente nos fuimos a cenar al Restaurant El Bigote del Abuelo, que en esta ocasión estuvo bastante bien, en donde nos esperaba el resto de la expedición. Más adelante les contaremos de otras experiencias en este lugar que no resultaron nada agradables.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEste es el resumen del trayecto que presentaremos al final de cada día. Muestra, entre otras cosas, cuantos kilómetros recorrimos, cuanto tiempo rodamos, cuanto estuvimos detenidos y la velocidad máxima alcanzada.

 

Dic. 01, 2013. Domingo.
Puerto Ordaz a Santa Elena de Uairén, Venezuela.

Al otro día temprano salimos rumbo a Santa Elena de Uairén. Algunos, que no lo habían hecho aún, desayunaron en El Cintillo, mientras otros decidieron complementar lo que ya habían comido en Puerto Ordaz. Unos y otros decidieron satisfacer su hambre, o su gula, según el caso, con cachapas y cochino frito.

DCIM100GOPROEl Cintillo.

Más adelante, gracias a un golpe de suerte, cargamos gasolina en el Dorado, y luego lo volvimos a hacer en Kamoirán, donde el suministro si suele ser regular. Hicimos una breve parada en El Mirador del Oso, donde nuestras invitadas chilenas pudieron admirar la espléndida vista que brindan los tepuyes, pese a que el día no quería cooperar al respecto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEstación de servicio en El Dorado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEntrando a la Gran Sabana tras cruzar la Serranía de Lema. La clásica foto.

ECH 2013-14 000100

ECH 2013-14 000110En el Mirador del Oso.

Llegamos a la Posada Fridenau en Santa Elena, donde pernoctamos, ya que teníamos reservación hecha por la familia Brandt, quienes muy amablemente la habían ordenado desde Puerto Ordaz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 02, 2013. Lunes.
Santa Elena de Uairén a Boa Vista, Brasil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADesayunando pastelitos, empanadas y jugos en Santa Elena de Uairén.

Al siguiente día nos dispusimos a efectuar los trámites de aduana para pasar la frontera a Brasil. Desafortunadamente Gabriel tuvo un contratiempo y se vio en la necesidad de regresar a Puerto Ordaz. Nosotros decidimos continuar viaje y quedamos en encontrarnos en Manaus.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa cola para cargar gasolina en Santa Elena, con libreta de racionamiento y todo. Con esta calidad de militares, menos mal que no tenemos una guerra en puertas.

En vista de que había mucha cola para tomar gasolina, y de las estupideces que caracterizan la conducta de los guardias a cargo de su suministro, resolvimos utilizar la bomba internacional, en donde el precio fue de 20 Bs. por litro. Por cierto que pudimos ver que el uso de libretas de racionamiento para el suministro de gasolina a los habitantes locales continua vigente. Después de llenar los tanques y cumplir con los trámites migratorios en la frontera seguimos rumbo a Boa Vista, distante 220 kms.

DCIM100GOPROHaciendo la cola en la estación de servicio internacional.

ECH 2013-14 000160

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nota importante. Como ahora somos miembros de Mercosur, al igual que Brasil, ya no es necesario hacer ningún tipo de trámite aduanal para recorrer Brasil en nuestros vehículos. ¡Excelente!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAYa en Brasil. Una parada para comer algo en la carretera.

ECH 2013-14 000190

Llegamos a Boa Vista y nos fuimos un rato hasta el Monumento ao Garimpeiro. Allí fuimos abordados por un señor que muy amablemente nos dio la bienvenida a su ciudad, nos ofreció indicaciones sobre distintos tipos de alojamiento, lugares que visitar e información turística en general. Siempre resulta agradable toparse con gente así, que además de hacernos sentir bien recibidos, con su labor de hormiguita, terminan siendo los mejores embajadores que sus ciudades pueden llegar a tener. Después nos dirigimos a la casa de Flavio Claret de Dea, muy buen amigo Brasileño y excelente anfitrión, a quién que teníamos varios años sin ver.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl Picanha Grill en Boa Vista.

Después de los saludos de rigor fuimos al Hotel Cristal para hospedarnos (160 Reais la habitación). Después de hacer uso de la piscina del hotel, que resultó ser una buena elección en cuanto a su relación precio-valor, cenamos muy rico en el Picanha Grill, una churrasquería, con Flavio y Rosangela, su esposa, bella y gentil dama. También nos acompañó Enzo, su hijo menor a quien no veíamos desde niño.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 03, 2013. Martes.
Boa Vista a Manaus, Brasil.

Temprano, después de salir del hotel y llenar los tanques de gasolina (84 litros, 265 Reais), partimos hacia Manaos, distante 785 kms, por la carretera BR-174. Hicimos una parada en el monumento que marca la línea ecuatorial. Allí conversamos un rato, y tomamos algunas fotografías. Por cierto que este lugar ha pasado de ser el monumento en medio de la nada, a una amplia plaza con grama y algunas construcciones pequeñas. Un poco más adelante, cruzamos la reserva indígena Waimiri Atroari que representa un tramo de carretera de cerca de 45 Km.

ECH-2013-14-000220El Hotel Cristal en Boa Vista.

ECH-2013-14-000230Esta L200 de la Agencia de Nacional de Aguas y la Companhia de Pesquisa de Recursos Minerais, dependiente del Servicio Geológico de Brasil se veía muy bien equipada para las características de esta región.

ECH-2013-14-000232Un viejo e interesante Bandeirante 45 pick-up, doble cabina, pero con solo dos puertas, a diferencia de las cuatro con que cuenta su recientemente lanzado sucesor.

ECH-2013-14-000240Monumento en la línea ecuatorial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALatitud cero.

DCIM100GOPROEntrando a la Reserva Indígena Waimiri Atroari. Más información acerca de esta reserva sobre la que existen tantos cuentos y fábulas aquí.

ECH-2013-14-000270Geoparque Cachoeiras do Amazonas, donde hicimos una pequeña parada en nuestro camino a Manaus.

ECH-2013-14-000280

Proseguimos rumbo a Presidente Figueredo, para por último llegar a Manaos, donde después de mucho buscar, conseguimos alojamiento en el Hotel Go Inn por 190 Reais la habitación doble. Este, a pesar de contar con instalaciones nuevas, tener muy buen aspecto y contar con una excelente ubicación, resultó ser un desastre. Además de una lentitud inexplicable en el proceso de check-in, nos enfrentamos a una situación extremadamente complicada y desagradable al tratar de estacionar nuestros tres vehículos. Tras mucho discutir, y justo cuando estábamos por pedir la devolución del dinero para buscar alojamiento en otra parte, descubrimos que todo el problema era porque el encargado del estacionamiento pretendía sobornarnos para permitirnos estacionar. Una vez puesto en evidencia el burdo ardid, pudimos estacionar sin dificultad y dejar los carros a buen recaudo.

Una vez ubicados, asignadas las habitaciones, y después de un buen baño, salimos en grupo a recorrer el centro histórico, el cual estaba a solo unas pocas cuadras de distancia del hotel. Visitamos la Iglesia de São Sebastião y el Teatro Amazonas. Este opulento teatro fue construido en 1896, durante el gran boom del caucho ECH-2013-14-000290en esta región. Luego nos dirigimos a al restaurant Peixe Largo frente a la Plaza Sao Sebastián y disfrutamos de una espléndida cena consistente en diversos tipos de pescado provenientes del Río Amazonas.

Cuando visiten esta zona no dejen de probar el pirarucú, que además de ser uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo, es capaz de respirar aire, y resulta absolutamente delicioso cuando abandona el río por un plato. El mejor pescado de agua dulce que ha degustado quién escribe estas líneas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 04, 2013. Miércoles.
Manaus a Broad, BR-319, Brasil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATeatro Amazonas.

ECH 2013-14 000310Hotel Go-Inn de Manaos, adonde con toda seguridad no volveremos.

Al otro día temprano en la mañana, luego de tomar el desayuno, nos dirigimos hacia el Porto Da Ceasa, a fin de proseguir nuestro camino hacia el sur. Tomamos el Ferry, a un costo 25 Reais. Durante el trayecto, el calor era sofocante, así que la mejor ubicación a bordo era mirando hacia la proa, de manera que la brisa, que era en realidad producto del lento avance de la embarcación, nos refrescara un poco.

ECH 2013-14 000320

ECH 2013-14 000330Una panorámica del puerto sobre el Río Amazonas.

 ECH 2013-14 000340Acercándonos al encuentro de las aguas de los Ríos Negro y Solimoes.

ECH 2013-14 000350

Un hito importante de esta travesía es poder contemplar el encuentro entre dos aguas, la unión de dos ríos, la confluencia del color marrón amarillento del rio Solimões y las negras aguas del Rio Negro. Los dos ríos corren lado a lado por más de 5 kilómetros, sin que sus aguas se mezclen y terminen formando el Rio Amazonas.

ECH 2013-14 000360

Desembarcamos en Careiro de Várzea, y nos dirigimos a Careiro Castahno donde tomamos 24 litros de gasolina por 72 Reais y continuamos viaje.

ECH 2013-14 000370Hace dos años vimos detenida nuestra carrera hacia Cusco precisamente en este punto. Aún hoy, es evidente el segmento de vía que fue arrastrado por las aguas en aquella ocasión no ha sido reparado correctamente, y que seguramente desaparecerá con las próximas lluvias.

Unos cuantos kms más adelante, terminó el asfalto y comenzó la típica BR-319, famosa carretera inaugurada en 1973, por el gobierno militar y abandonada posteriormente. Esta carretera que se extiende desde Manaus hasta Porto Velho, atraviesa la selva amazónica en el tramo de unos 700 kms que va desde aquella hasta Humaitá. Aunque originalmente fue asfaltada, actualmente este tramo se encuentra en pésimo estado, casi intransitable, con puentes rústicos de madera deteriorados y el terreno de tierra y barro sumamente resbaladizo, lo que obligó a los conductores a demostrar su destreza en el manejo para controlar sus vehículos, sobre todo en las zonas en las que ya comenzaron las obras de recuperación, y a estos, a soportar las accidentadas condiciones del terreno.

Vale la pena mencionar aquí que de acuerdo con algunas fuentes, el tramo en cuestión de la 319, fue construido a toda prisa, sin que se colocara una base apropiada de grava bajo su asfalto. Ese hecho coadyuvó a su rápido y profundo deterioro. Para efectos prácticos, pocos años después, la vía se tornó intransitable. En 2005, el gobierno federal anunció su recuperación, cuyos trabajos se iniciaron en 2008, con trabajos simultáneos desde ambos extremos. Sin embargo, diversos estudios anunciaron que de ser llevada a cabo esta recuperación acarrearía la ocupación y desforestación desordenada en el entorno de la carretera, especialmente entre los kilómetros 250 y 650 de esta. Posteriores estudios de impacto ambiental y de viabilidad económica han arrojado resultados contradictorios que mantienen paralizadas las obras al día de hoy.

No recuerdo si lo hemos dicho antes, y de ser así, vale la pena repetirlo, en la BR-319, el nombre del juego es paciencia. Por ser los restos de una antigua carretera asfaltada, su superficie castiga severamente los componentes de todo el vehículo, especialmente los de la suspensión y tren motriz. Los duros bordes de los huecos y desniveles en el asfalto roto, propinan fuertes impactos a las ruedas que se traducen en la desagradable sensación que todos conocemos y que aquí se repite una y otra y otra vez.

En este trayecto también es necesario abordar una balsa para cruzar el río Igapó-Açu, cuyo piloto, para sorpresa nuestra, era una dama muy musculosa.

ECH 2013-14 000380Abordando la balsa o chalana que permite cruzar el rio Igapó-Açu.

ECH 2013-14 000390Un puente roto que solo fue reparado parcialmente en su sección media.

ECH 2013-14 000400El aspecto de algunos de los puentes que es preciso atravesar para recorrer este tramo de la BR-319 es realmente atemorizante.

DCIM100GOPRO

Continuamos avanzando, y ya eran las 6 pm, cuando decidimos, después de una dura jornada de manejo en esas condiciones y ya bien adentro de la selva, acampar. Lo hicimos en un sitio a la orilla de la carretera, y al pie de una torre (identificada como Broad) de Embratel, la cual tiene la entrada encementada, por lo que se prestaba para establecer un campamento bastante más cómodo que el que hubiéramos tenido de haberlo hecho sobre la tierra y el barro.

ECH 2013-14 000420

Una vez “acomodados y cenados” a eso de las 11pm, y estando en medio una amena tertulia, oímos el ruido de un carro aproximándose, lo cual en nuestra experiencia, resultaba muy extraño, y hasta atemorizante, en esa carretera tan desolada.

Finalmente, y tras una espera un tanto tensa, el vehículo llegó hasta donde estábamos, y el copiloto, en un portugués bastante entendible, nos advirtió que era muy peligroso acampar ahí debido a que un ataque por parte de alguna “onça” el pequeño jaguar americano que habita en la selva amazónica, constituía un peligro real. Les dimos las gracias por su consejo y siguieron su camino.

ECH 2013-14 000430

La advertencia nos dejó una pequeña preocupación la cual se disipó minutos más tarde, al desatarse una breve pero violentísima tormenta con abundante lluvia, truenos y relámpagos, que nos obligó a correr a refugiarnos en las carpas. Durante el curso de la tormenta cayó un rayo a escasos metros de donde nos encontrábamos. Cayó tan cerca, de hecho, que sentimos como el fenómeno meteorológico rasgaba el aire con un ruido muy característico y ensordecedor, al tiempo que iluminaba brillantemente todo el espacio a nuestro alrededor. Esta era una auténtica tormenta de la región amazónica. Una vez que esta amainó, concluimos que con toda seguridad, el rayo debió haber caído en la torre que se encontraba a pocos metros de nosotros, puesto que esta debía estar equipada con al menos un pararrayos para su protección.

Una vez que amainó la tormenta, nos aprestamos a cenar, cosa que hicimos con una espectacular pasta cortesía de Raiza. Después de haber cenado y de conversar un rato, nos retiramos a dormir, sin siquiera imaginarnos que seríamos visitados por segunda vez esa noche…

A altas horas de la madrugada nos sobresaltó el ruido de una motocicleta que, en lugar de seguir de largo, se detuvo en nuestro campamento. Resulta que eran 2 trabajadores de Embratel, a cargo del mantenimiento de las antenas, como esta en la que acampamos, y a la que les impedíamos el paso, lo que les obligó a dejar la moto con nosotros, cuando a su vez se fueron a dormir, lo que por supuesto les agradecimos, puesto que permitirles el paso implicaba mover un carro que ya tenía desplegada su carpa de techo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 05, 2013. Jueves.
Broad, BR-319 a Humaitá, Brasil.

Al día siguiente, después del desayuno, levantamos el campamento y continuamos el lento progreso rumbo a Humaitá.

ECH 2013-14 000450Desayuno en la BR-319. Finalmente no tuvimos más inconveniente que la breve lluvia que logró interrumpir brevemente nuestra tertulia. De las onças, no vimos señal alguna, aunque según hemos podido investigar desde nuestro regreso, no había motivo de preocupación, puesto que si bien estos animales abundan en la zona, no hay casos documentados de ataques a seres humanos.

ECH 2013-14 000460

ECH 2013-14 000470Tal vez el anuncio del gobierno brasileño de asfaltar la BR-319 en su totalidad, ha atraído en estos últimos años gran cantidad de colonizadores, que pretenden capitalizar el aumento de valor de estas propiedades y las actividades comerciales que seguramente surgirán, una vez que por aquí comience a circular la gran cantidad de tráfico que hoy solo es posible a través de vía aérea o fluvial.

ECH 2013-14 000480Definitivamente la BR-319 ya no es, ni por asomo, tan desolada como solía ser, con lo que se ha perdido mucho del sentido de aventura que tenía el atreverse a atravesarla.

DCIM100GOPRO

Unas horas después, a medida que avanzábamos, comenzamos a notar las huellas frescas de algún vehículo que nos precedía. Un poco más tarde, se hizo evidente que le estábamos dando alcance a algún 4×4 equipado con lo que parecían ser unos Firestone Destination MT.

DCIM100GOPRO

OLYMPUS DIGITAL CAMERASeguimos encontrando algunos puentes bastante deteriorados que exigían un poco de cautela a la hora de cruzarlos.

DCIM100GOPROUn poco de lluvia nunca deja de hacer más interesante cualquier travesía fuera del asfalto.

DCIM100GOPROEl viejo Bandeirante, con motor diesel Mercedes Benz,, en el que la joven pareja viajaba desde nuestra Isla de Margarita hasta Minas Gerais. Durante nuestro breve encuentro, nos refirieron que ya tenían 35 días en carretera.

Aumentamos un poco nuestra velocidad, y después de un rato dimos alcance a un viejo Bandeirante. Nos pusimos a su lado, y al ver que se trataba de una joven pareja que viajaba sin aire acondicionado en ese sofocante calor, les indicamos que se detuvieran a fin de convidarles una cervecita bien fría. Para nuestra sorpresa, resultó que los muchachos venían de nuestra Isla de Margarita. Nos contaron que habían disfrutado de un viaje estupendo, que la gente que conocieron en Venezuela se portó maravillosamente con ellos, y aderezaron la narración de su experiencia en Venezuela, con diversas anécdotas de su estadía en nuestro país que daban fe de ello. No podemos negar que nos encantó escucharlos hablar así, sobre todo después de lo que nos ha tocado vivir estos últimos 15 años. Nos despedimos agradecidos por la experiencia, y nos fuimos adelante, puesto que nuestro Land Cruiser podía viajar mucho más rápido que el de ellos.

ECH 2013-14 000540Una parada para comer alguito en unos de los tantos pedazos de la 319 en los que aún queda asfalto.

DCIM100GOPRO

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEncontrar esta bomba de gasolina aquí fue una verdadera sorpresa. Sin duda que facilitará muchísimo la logística necesaria para recorrer este célebre trayecto.

Cuando estábamos a unos 100 kms de Humaitá, nos encontramos con Vila Realidade, un pequeño poblado que seguramente ha visto un crecimiento explosivo, puesto que hace un par de años ni siquiera lo vimos, y que ahora cuenta con muchas viviendas a la vera de la carretera, unos pocos comercios y hasta una bomba de gasolina, donde aprovechamos para que la Fortuner, que ya venía en reserva, repostara.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde ahí, rodamos sin detenernos hasta Humaitá, donde llegamos ya de noche. Tomamos gasolina, 119 litros por 319 Reais, y comenzamos a buscar alojamiento hasta que dimos con el Hotel Amazônia, por 105 Reais la habitación triple.

Después fuimos a cenar, lo que hicimos estupendamente con tambaqui y pirarucú, lo que demuestra que nos hemos ido aficionando a disfrutar estos ricos pescados amazónicos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 06, 2013. Viernes.
Humaitá a Riberalta, Bolivia.

Temprano en la mañana, los que debían retornar a casa desde Humaitá decidieron, tras comunicarse con Caracas, acompañar un poco más al resto del grupo. Tal vez hasta Porto Velho y dar la vuelta una vez allí.

ECH-2013-14-000590Hotel Amazônia, un establecimiento muy básico, sin ningún tipo de lujos, pero que resulta más que adecuado para pasar la noche en una travesía como de este tipo.

DCIM100GOPRO

Una vez desayunados, salimos de Humaitá rumbo a Guajará-Mirim.

El camino dio pié para que, tras analizar bien la situación, los compañeros que ya estaban por regresar decidieran continuar al menos hasta Guayaramerín en Bolivia. Evidentemente no les resultaba fácil tener que separarse del resto del grupo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUn Bandeirante en perfecto estado de conservación momentos después de bajar de la chalana sobre el Río Madeira proveniente de Porto Velho.

ECH-2013-14-000620A bordo de la balsa que, a través del Río Madeira, nos llevó hasta Porto Velho.

ECH-2013-14-000630Ya falta muy poco para que esté listo el puente que significará el fin de otro trayecto en chalana, que si bien representa una pérdida de tiempo, también tiene su encanto. Pero todo sea por el progreso, tan necesario para traer bienestar y calidad de vida a toda la gente.

ECH-2013-14-000640Estas embarcaciones son muy comunes en todos los grandes ríos que hemos podido ver en el vecino Brasil. Suelen ir llenas de gente y normalmente se pueden grandes cantidades de chinchorros, casi encima unos de otros apretujados a bordo.

DCIM100GOPRO

Abandonamos por fin la BR-319, al pasar en balsa pagando 13 Reais, el Río Madeira hacia Porto Velho. Desde allí la BR-364 nos llevaría hasta la 425, que tomaríamos hasta llegar hasta Guajará-Mirim, para hacer frontera hacia Bolivia. Aquí, además de los trámites de rigor, es necesario tomar una chalana (80 Dólares,  equivalente a 560 Bolivianos, por las tres camionetas) para cruzar el Río Mamoré, que en este punto define la frontera entre los dos países.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA¿Lunchería o taguara? Tal vez un poco de ambos.

ECH-2013-14-000670Ya en Guajará-Mirim, en las dependencia de la Policía Federal, haciendo los trámites de salida de Brasil.

ECH-2013-14-000680Cruzando el río Mamoré.

DCIM100GOPROAhora en Guayaramerín, Bolivia, rodando de una lado a otro para tratar de hacer los trámites de migración y aduanas rápidamente. Tenemos que partir a Riberalta rápidamente, a fin de llegar a una hora razonable que nos permita encontrar alojamiento y comida con facilidad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas instalaciones de la aduana en Gayaramerín. Afortunadamente estaban finalizando el proceso de mudanza a un edificio más moderno, puesto que esta desvencijada casa daba la impresión de que se caería en cualquier instante.

Ya al otro lado del río, en Guayaramerín, y habiendo finiquitado el papeleo del caso con bastante lentitud a causa de la acuciosidad y parsimonia de los funcionarios bolivianos, tomamos gasolina (89 litros, 332 Bolivianos). Para nuestra sorpresa, y a pesar de la información que poseíamos, hacerlo no supuso ninguna dificultad.

A pesar de que llovía, y de que oscurecería pronto, decidimos continuar hacia Riberalta, a unos 90 kms de distancia, habida cuenta de las escasas probabilidades de encontrar alojamiento decente en Guayaramerín.

ECH-2013-14-000720

Tras recorrer rápidamente la carretera en buen estado y con trazado interesante que separa ambas localidades, tuvimos la suerte de dar rápidamente con el Hotel Colonial. Este hotel, atendido por una señora muy agradable y cortés, resultó ser muy acogedor. Ocupa una solariega casa colonial, de gran tamaño y en excelente estado, con enormes y cómodas habitaciones, y unas áreas internas muy propicias para sentarse a departir. Pagamos 275 Bolivianos, o 40 Dólares por habitación.

ECH-2013-14-000730

Una vez alojados, y por recomendación de los dueños del hotel, nos fuimos a cenar al Tom’s Restaurant, donde celebramos el cumpleaños de Alberto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Continuará…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *