Campos de Hielo 2013. Caminos Alternativos. 2da Parte.

Dic. 07, 2013. Sábado.
Riberalta a Rurrenabaque, Bolivia

Hoy cumplimos una semana de viaje.

Desayunamos, y aprovechamos la amable oferta del dueño del hotel de cambiarnos algo de dinero.

ECH-2013-14-000750La fachada del Hotel Colonial en Riberalta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl estacionamiento, adjunto al hotel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUno de los tantos salones de esta antigua casona.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATomando el desayuno en el comedor del hotel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos patios internos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUna casa loca que encontramos en Riberalta era todo un despliegue de distintos estilos arquitectónicos y cosas que no sabemos ni que eran. Estaba adornada con frases célebres, estatuas surtidas, pilares y columnas de varios tipos y colores. Una locura total, de la que no logramos averiguar nada, así que nos quedamos sin saber si pretendía representar algo en concreto, si era un museo dedicado al mal gusto, o era simplemente la vivienda de un loco que disfruta causando curiosidad o desconcierto en los transeúntes.

DCIM100GOPRO

Partimos rumbo a Rurrenabaque sin saber que el día de hoy descubriríamos algunas de esas particularidades que hacen de Bolivia un país tan interesante para viajar en 4×4. En primer lugar, la estupenda carretera que recorrimos anoche, se convirtió a partir de aquí en una de tierra. Ya la cosa prometía.

Desde que entramos a Bolivia, en reiteradas oportunidades recibimos advertencias de que si llegara a llover, nuestro plan de llegar por esta vía hasta Santa Cruz de la Sierra sería impracticable. Claro que, basados en años de experiencia que nos han enseñado que de haber prestado oídos a este tipo de indicaciones nunca hubiéramos llegado a ninguna parte, una vez más las ignoramos. Además, las indicaciones de que podíamos enfrentar abundante barro en este trayecto, solo prometían hacerlo más divertido.

DCIM100GOPROLa cola de motos en una bomba de gasolina presagiaba problemas con el suministro de este preciado fluido.

Al llegar a una estación de servicio, detectamos las primeras indicaciones de que aquí en Bolivia si hay problemas con la distribución de la gasolina al observar colas interminables de motos en ella. Sin embargo, nosotros pudimos repostar sin dificultad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATípica alcabala en esta zona de Bolivia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa cola en la que los conductores abandonan sus vehículos para atender los trámites que la alcabala de turno requiera.

Hoy también encontramos alcabalas consistentes en un mecate o una guaya atravesada en la carretera. Al llegar a ellas, los conductores se bajan de sus vehículos, sin necesidad de hacerlos a un lado, y proceden con toda calma a registrarse en los libros de control que tienen dispuestos para ello las autoridades, a pagar peaje, o ambos.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROOtra alcabala, esta vez un puesto militar, consistente en una guaya atravesada en la carretera. No es lo mismo pasarse rápidamente un policía acostado que impactar una de esta guayas, así que es recomendable, si se va a circular por estas carreteras de noche, hacerlo con extrema precaución si se quieren evitar sorpresas desagradables.

ECH-2013-14-000870

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-000910

ECH-2013-14-000920Por la forma en que encontramos descuartizado este caimán, pensamos que fue cazado para servir de alimento. Nótese la ausencia total de la cola, principal parte comestible, en los restos del animal.

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-000940

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO Entrada a Rurrenabaque.

La carretera, a pesar de no estar pavimentada, estaba en buenas condiciones, por lo que llegamos temprano a Rurrenabaque, donde no titubeamos en elegir un pequeño hotel llamado Los Tucanes del Rurre tan pronto vimos el nombre.

ECH-2013-14-000970El Hotel Los Tucanes del Rurre.

ECH-2013-14-000980

ECH-2013-14-000990Las áreas interiores del hotel, que solo podemos categorizar como de malo a pésimo. Ni siquiera su bajo precio justifica la falta de higiene, mal estado de las habitaciones y demás fallas que sufrimos en nuestra breve estadía.

Después de registrarnos, proceso en el que por cierto, el mismo personal de la recepción nos recomendó irnos a otro hotel de los mismos dueños, fuimos a dar una vuelta por este pueblo turístico a pie.

Cenamos en un restaurante, de nombre Oscar, en el que la sorprendentemente variada carta, además del español, también tenía los nombres de los platos y su descripción en hebreo e inglés, en atención a su numerosa clientela extranjera.

Resulta que Rurrenabaque se ha hecho muy popular como destino turístico en los últimos años por servir de puerta de entrada al Parque Nacional Madidi, considerado hoy el lugar con mayor diversidad biológica del mundo. Este parque nacional, ubicado en la selva lluviosa al noroeste de Bolivia, alberga a un 11% de las especies de aves conocidas, más de 200 especies de mamíferos, casi 300 tipos de peces y 12.000 variedades de plantas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 08, 2013. Domingo.
Rurrenabaque a Trinidad, Bolivia.

Nos tocó compartir un desayuno muy pobre, y por qué no decirlo, muy malo, en el que hasta el café era una confección bastante extraña que costó trabajo calentar y convertir en algo potable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA¡Arreglando el café!

ECH-2013-14-001020

Salimos a la carretera a eso de las ocho de la mañana, abandonando el asfalto tan pronto dejamos atrás el pueblo. Esta continuaba estando en muy buen estado, lo que nos permitía avanzar a buen ritmo.

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-001040

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-001060

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ECH-2013-14-001090

Llegamos a San Ignacio de Moxos, donde almorzamos con las provisiones que traíamos en los carros, en una plaza cuyo nombre no tuvimos el buen tino de averiguar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-001120 Atravesando muy lentamente una pared de ganado.

DCIM100GOPRO

Poco después volvíamos a la carretera y se materializaba la amenaza tantas veces repetida de la lluvia y el barro que esta trae consigo. Al poco tiempo rodábamos sobre una pista de patinaje que compartíamos con los Toyota Picnic, aparentemente los únicos vehículos usados como taxi en esta zona, y los autobuses que se desplazaban de lado sobre la resbalosa superficie. Por supuesto, nosotros tampoco escapábamos a las dificultades de manejar bajo estas condiciones, lo que no quiere decir que no resultara divertido para quienes las estábamos esperando con ganas de darle un extra de emoción al viaje.

DCIM100GOPRO

Una delgada capa de barro muy resbaloso cubría muchos kilómetros de esta carretera. Solo evitando el accionar brusco del volante o de cualquiera de los pedales, y estando muy atento a las evoluciones de los demás vehículos, se puede circular con cierto grado de seguridad bajo estas condiciones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DCIM100GOPRO

ECH-2013-14-001170

Tras avanzar en estas condiciones por casi dos horas, llegamos a un cruce de chalana convertido en un enorme pichaque, en el que además se encontraba interrumpido el paso a causa de un autobús que resbaló al tratar de abordar la embarcación. Se veía tan complicada la situación que llegamos a pensar que tal vez no podríamos seguir avanzando por este día.

ECH-2013-14-001180El difícil trance en el que se vio el autobús al resbalar del tablón por el que subía a la chalana.

Sin embargo, las tripulaciones de ambos vehículos que se encontraban en tan comprometida situación, haciendo alarde de decisión, temeridad y fuerza física, lograron colocar el autobús en posición metiéndose debajo de él y levantándolo haciendo uso de un enorme gato de botella y unos grandes y gruesos tablones. En poco más de una hora ya habían logrado embarcarlo, lo que nos hizo pensar que no era la primera vez que se veían en un enredo de este tipo.

ECH-2013-14-001190

ECH-2013-14-001200

Cruzamos el Río Mamoré por segunda vez (ya lo habíamos cruzado dos días antes cuando entramos a Bolivia por Guayaramerín) en la siguiente chalana, gracias a que el conductor del camión al que correspondía el siguiente turno, decidió no cruzar hasta que se secaran las tablas del embarcadero tras haber presenciado el incidente con el autobús.

ECH-2013-14-001210Cruzando el Mamoré. Por segunda vez.

ECH-2013-14-001220

Recorrimos muy rápidamente un breve trecho que nos condujo a una segunda chalana que nos permitiría cruzar el Río Ibaré a continuación.

ECH-2013-14-001230

 ECH-2013-14-001240Hotel Aguahí en Trinidad Bolivia, Área de la piscina y, un tanto más acá, el estacionamiento.

Llegamos a Trinidad al oscurecer, y después de buscar por un rato, decidimos alojarnos en el Hotel Aguahí, el cuál encontramos sin mucha dificultad. No podemos decir lo mismo en cuanto a la búsqueda de un lugar para cenar, puesto que todo parecía estar cerrado, a pesar de que no era para nada tarde. Terminamos haciéndolo en La Estancia, un gran restaurant especializado en carnes que no distaba mucho del hotel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 09, 2013. Lunes.
Trinidad a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Hoy comenzamos la ruta con la expectativa de en nuestro destino de hoy nos reencontraríamos con Antonio y Gabriel, de quienes nos habíamos separado a raíz de su inconveniente en Santa Elena de Uairén.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAExiste una prohibición explícita en toda Bolivia de transportar por cualquier medio más de 120 litros de diésel oil o gasolina. No supimos si aplica también a los tanques de serie de vehículos como el LC200, cuya capacidad total es de 138 litros.

Saliendo de Trinidad, volvimos a llenar los tanques de gasolina, 107 litros =398 Bolivianos.

DCIM100GOPRO

Seguramente a causa de la importancia de Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más populosa de Bolivia, la carretera de aquí en adelante volvió a ser asfaltada, con lo que perdió parte de su encanto.

DCIM100GOPROUn Celica ST205, mejor conocido como GT-Four.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Rodamos sin sobresaltos, inconvenientes o mayor cosa que contar hasta que llegamos, bastante temprano por cierto, al Hotel Los Tajibos (138 US $ diarios por habitación) donde la gente de Toyosa, S.A., Distribuidor Toyota para Bolivia, amablemente nos había hecho reservaciones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 10, 2013. Martes.
Nos quedamos en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

DCIM100GOPROEn las instalaciones de Toyosa, S.A.

Para hoy, después del desayuno, teníamos una cita pendiente en Toyosa, S.A., donde nos habían ofrecido la inspección y mantenimiento gratuitos de nuestros vehículos. Sin embargo, y en consideración a los técnicos que trabajarían en ellos, decidimos llevarlos antes a algún autolavado donde tuvieran las facilidades requeridas para remover todo el barro acumulado camino a Trinidad. Por cierto que intentamos cargar gasolina, pero no pudimos a causa de ciertas restricciones que explicaremos más adelante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DCIM100GOPRO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Regresamos al hotel, y nos conseguimos con la grata sorpresa de encontrar al vehículo de Gabriel en el estacionamiento. Lo vimos en la recepción del hotel, chequeando su habitación con Antonio, su copiloto. Apenas les dimos tiempo a estos dos compañeros de ducharse y cambiarse y salimos a disfrutar de un almuerzo campestre, consistente en una excelente parrillada, al que nos había invitado la gerencia de Toyosa, en un club situado en la periferia de la ciudad.

ECH-2013-14-001370La fuga de aceite en el amortiguador delantero de la Roraima (Land Cruiser 200)

Al regresar al taller encontramos que tanto el Fortuner como una de las Roraimas, estaban listas. Sin embargo, la otra 200 tenía perforado un amortiguador delantero Old Man Emu. Con la buena fortuna, en medio de la mala suerte que este problema suponía, que la perforación era tan reciente que aún seguía chorreando aceite cuando fuimos a verlo esa tarde.

Comenzamos a tratar de encontrar el repuesto, pero no nos fue posible, a pesar de contar con la colaboración de la gente del Departamento de Repuestos del Concesionario. Hasta que finalmente, en una tienda llamada Aventuras Extremas, dimos con un par de amortiguadores delanteros TJM Tiger para LC 200. Los compramos y corrimos a dejarlos en el taller para que fueran instalados al día siguiente.

Volvimos al Hotel, y esa noche celebramos a lo grande, aunque un poco retrasado, el cumpleaños de Gabriel.

 

Dic. 11, 2013. Miércoles.
Santa Cruz de la Sierra a Warnes, Bolivia.

Con el ritmo que traemos, casi resultó extraño habernos despertado en la misma ciudad en la que pasamos el día ayer.

Hicimos el check-out del hotel. Nos tomamos unas fotos al frente del mismo, y con mucha pena, nos despedimos del grupo. Aquí nuestros amigos continuarían con la expedición, rumbo a la meta final en Los Campos de Hielo de la Patagonia, mientras nosotros, muy a nuestro pesar, emprenderíamos el regreso. No resulta nada sencillo separarse de la expedición sabiendo muy bien de lo que nos perderíamos, los lugares que dejaríamos de visitar, los amigos que no veríamos. En fin, como decía aquél personaje de la televisión, no es fácil…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUna poco común, pero definitivamente efectiva manera de lidiar con una molesta alfombra que, al moverse, estorba al conductor.. La comodidad y la seguridad son primordiales en estos viajes largos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAToyosa, S.A., en Santa Cruz de la Sierra.

Tan pronto llegamos, supimos que los técnicos que se habían hecho cargo de nuestra reparación, habían estado intentando comunicarse con nosotros de manera infructuosa, para decirnos que los espirales OME no encajaban en los amortiguadores que habíamos comprado.

Una vez más, tomamos un taxi que nos llevara hasta Aventuras Extremas, donde adquirimos unos espirales TJM para solventar el problema. Regresamos a toda prisa al Concesionario y tras comprobar que los espirales si eran adecuados, nos fuimos a dar una vuelta hasta después de la hora de almorzar, cuando continuaríamos nuestro viaje.

Toda esta situación nos dio oportunidad para concluir, una vez más, que al igual que en todos nuestros periplos internacionales anteriores, la confiabilidad de los vehículos se ve mermada por los componentes que se agregan o modifican. Al menos en el caso del Toyota Land Cruiser, los japoneses parecen saber tan bien lo que hacen, que lo que nosotros hagamos para “mejorarlos” solo los empeora.

Nos detuvimos en el equivalente de una feria de comidas a almorzar, oportunidad que Rafael aprovecho para probar el silpancho, plato típico que consiste en una especie de lámina de carne muy fina y de gran diámetro, servida sobre una cama de arroz y otra de papas hervidas, y que por encima lleva trocitos de tomate y remolacha con perejil. Encima de todo, lleva uno o dos huevos fritos.

Llegamos al Concesionario dispuestos a continuar nuestro viaje, solo para encontrarnos con la noticia de que uno de los anillos espaciadores que usa TJM no entraba en el amortiguador. Esta vez el técnico pidió prestado un carro propiedad del concesionario para que pudiéramos llegar lo más rápido posible, por tercera vez, a Aventuras Extremas, donde con toda diligencia nos reemplazaron el anillo.

DCIM100GOPROSaliendo de Santa Cruz de la Sierra con el atardecer.

Ya resueltos todos los problemas, logramos salir del concesionario a eso de las 5 de la tarde.

Debemos hacer una breve pausa aquí para agradecer a toda la genta de Toyosa por sus atenciones. Aquí todos se mostraron muy profesionales y comprensivos ante tantas dificultades totalmente ajenas a ellos. No podríamos estar más agradecidos.

Pasamos por el hotel, solo a recoger nuestro equipaje, puesto que queríamos un lugar más barato. En vista de la hora, decidimos abandonar la ciudad y buscar alojamiento en sus afueras, pero ya enrumbados hacia nuestro próximo destino.

Nos detuvimos a tomar gasolina en una estación de servicio, y con esto dieron inicio nuestras penurias con este tema en Bolivia.

Por lo que pudimos entender, la gasolina en Bolivia está subsidiada. Pero solo para los bolivianos. Si un vehículo con placas extranjeras desea comprar gasolina, debe pagar el precio internacional, y la diferencia entre este y el que pagan los bolivianos, debe ser facturada aparte y depositada en el banco (suponemos que en una cuenta del estado) dentro de las 24 horas hábiles siguientes. Hasta aquí parece no haber problema, pero, y que cosa que siempre hay un pero, sí que lo hay, y consiste en que en ninguna estación de servicio están dispuestos a pasar por estos pasos adicionales. Para ello, la excusa más frecuente consiste en afirmar que no disponen de los talonarios de facturas necesarios para ello.

Entonces ¿por qué no cobrarle el mismo precio a los extranjeros? Sin duda esa sería la solución más sencilla. Pero resulta que todas las estaciones de servicio tienen instaladas cámaras de video, y a juzgar por la conducta de los bomberos,  estas deben estar siendo monitoreadas día y noche por incontables vigilantes infalibles, que reaccionarán en el instante en que detecten que a algún operario se le ocurra surtir de gasolina a un vehículo foráneo. Todo esto hace que repostar combustible en Bolivia pueda llegar a ser una auténtica pesadilla para los turistas.

En esta primera estación de servicio, el bombero, si bien se negó rotundamente a surtirnos gasolina de la manera normal, nos brindó la opción de estacionar a cierta distancia de los surtidores y vendernos la gasolina en un bidón de 20 litros que él mismo nos suministró junto con una botella de refresco de 2 litros recortada para que fungiera de embudo. Así, compramos tres bidones de gasolina que valió la pena cargar hasta la camioneta con tal de llenar el tanque.

Una vez que salimos de Santa Cruz, empezamos a buscar alojamiento, usando para ello una guía de Suramérica que trajo Rafael y que nos resultaría extremadamente útil en todo este viaje, y el GPS.

A pesar de contar con estas herramientas, dimos incontables vueltas y visitamos diversos establecimientos sin éxito, puesto que todos resultaban ser “hoteles de alta rotación” o resorts extremadamente caros. En el proceso, finalmente llegamos a la población de Warnes. Nos hospedamos en el Alojamiento California, 80 Bolivianos habitación doble, sin cable, ni wifi, ni a/c. Dimos unas vueltas por el pueblo y nos fuimos a dormir.

 

Dic. 12, 2013. Jueves.
Warnes a Cochabamba, Bolivia.

Me quedé dormido y me desperté como a las nueve y media de la mañana. Cosas que pasan, pero lo cómico es haber escogido para ello el peor lugar donde hemos pasado la noche desde que salimos de Caracas.

ECH-2013-14-001420Aquí, en el estacionamiento de Alojamiento California tuvimos oportunidad de vaciar y limpiar todo en contenido de la nevera.

Revisando la carga, caímos en cuenta de que un par de yogurts y una de las cervezas que traíamos en la nevera se habían roto y derramado. Decidimos aprovechar que había una batea apenas un par de metros detrás de la camioneta y, tras pedir permiso para hacerlo, limpiamos el desastre.

ECH-2013-14-001430

A todas estas sale una tipa, no sé de que otra forma llamarla, de aspecto bastante desagradable, que nos dice de la peor manera que quién nos registró la noche anterior se había equivocado, y que la habitación que ocupamos costaba el doble de lo acordado. Además, nos informó que en este establecimiento, la hora de salida era a las 8 am, por lo que debíamos pagar otro día de alojamiento. En resumen, tendríamos que pagarle el cuádruple de lo acordado cuando llegamos.

Aprovecho para contarles que mi amigo Rafael es un señor muy conversador y agradable. Prácticamente nunca, en los años que llevo conociéndolo, le he visto llevar la contraria, y mucho menos, discutir con alguien. Sin embargo, en esta ocasión, y ante semejante abuso, supo poner en su sitio a la tipa, dejando perfectamente claro que no pagaríamos ni un boliviano más de lo acordado, de una manera tan tajante, que no dejó lugar a discusión alguna. Hasta la amenazó con desacreditar el lugar por internet a causa de su proceder fraudulento. Solo ver este espectáculo valía 10 veces más de lo que la estafadora pretendía cobrar.

Lo peor es que se perdió la generosa propina que habíamos pensado dejar por haber tenido la gentileza de permitirnos limpiar la nevera en sus instalaciones.

ECH-2013-14-001440

Salimos a la plaza de este pequeño pueblo y vimos gran nacimiento hecho enteramente con botellas de refresco de 2 litros, que en verdad, se veía muy bien.

Poco después de arrancar, nos detuvimos a desayunar y por fin pudimos probar las salteñas, que tanto habíamos visto anunciadas por todas partes desde que entramos a Bolivia. Resultaron ser un pariente de las empanadas, de sección triangular, que están rellenas de un guiso bastante líquido, por lo que nos resultaron desconcertantes, pero no malas. Las acompañamos con una bebida local llamada Tropi, que era una especie de jugo de fruta extremadamente dulce.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROMás carreteras divertidas en Bolivia.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

La carretera hoy empezó con buen pie. Rodamos bien, pero a baja velocidad (90 a 100) para ahorrar gasolina. Veníamos bien hasta que decidimos parar en una bomba, donde nos dijeron que no tenían las fulanas facturas, pero que avanzáramos unos 2 kilómetros hasta la próxima donde si las tenían.

DCIM100GOPRO

Nos llegamos hasta allá, pero la chica que atendía nos dijo que no había gasolina, que volviéramos a la bomba anterior. Me hastié de la mamadera de gallo, y decidí no moverme hasta que llegara alguien más a echar gasolina, cosa que ocurrió a los pocos minutos. Cuando empezaron a llenarle el tanque, me indigné y recriminé a la muchacha, el haberme mentido. Ante eso, me aseguró que no tenía facturas para ventas internacionales. Llegado a este punto, comencé a gritarle muy duro, a decirle mentirosa y que llamaría a la policía, que tenía la dichosa carta de la embajada, que los militares vendrían y la pondrían presa, etc., etc., etc.

Entretanto, Rafael buscó a un muchacho que se hacía llamar “el encargado” al que exigimos que llamara al dueño, pero nos informó que este no estaba allí. Continué gritando y amenazando cada vez con más rabia e intensidad. El muchacho, al ver que las cosas se le habían salido de las manos, buscó al dueño, que estaba allí mismo, y que apareció con un talonario de facturas nuevecito en las manos, fingiendo no haberse enterado del zaperoco que habíamos armado allí mismo, a pocos metros de donde él se encontraba.

Logramos echar gasolina a precio internacional, tiempo que dediqué a hacer mi mejor esfuerzo por insultar al tipo diciéndole que Bolivia era maravilla, pero que por gente como él era difícil que algún turista volviera, que era responsable de que sus empleados mintieran, que él mismo era un mentiroso, etc. No detuve mi andanada de recriminaciones hasta que nos marchamos de allí, satisfechos de habernos desahogado y de tener el tanque lleno.

DCIM100GOPRO

La carretera siguió estando buena, aunque con algo de tráfico pesado. Ascendimos hasta los 3690 metros (GPS) para luego descender hasta Cochabamba que se veía muy extensa desde arriba.

A primera vista, Cochabamba luce mucho más linda que Santa Cruz, La Paz o cualquier otra ciudad boliviana que hayamos visitado con anterioridad. Impresión que pareció quedar confirmada por lo poquito que logramos conocer de ella.

Al llegar, nos hospedamos en el Hotel Regina (*** ) 370 Bolivianos habitación doble, que tenía un amplio estacionamiento en frente, y para nuestra fortuna, queda a pocos pasos del Paseo El Prado, que es lindísimo, con muchos árboles, mucha vida y con diversos locales y restaurantes a ambos lados. Me agradó ver que había mucho ánimo y ambiente de navidad, el que estaba lleno de ventorrillos, tarantines y gente disfrutando de su ciudad con la familia. Muchos de los restaurantes tienen mesas que dan a la calle, cosa que me encanta y que siempre he relacionado con civilización.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERACenamos en el Restaurant Tunari, un lugar especializado en comida típica, un pique de lomo macho, acompañado con abundante cerveza Huari, que nos gustó mucho más que la Paceña que habíamos tomado hasta ahora.

En el menú nos llamó la atención la sopa de maní (maní, arroz, carne de res y nuditos de cordero, servida con papas fritas pequeñas y crocantes, arvejas, perejil y un toque de ají amarillo) pero resultó que solo está disponible los domingos.

Luego nos fuimos a seguir recorriendo el paseo y nos comimos unos helados en “Los Globos” donde, por cierto, el helado de pasas al ron se destaca por la abundancia de este último.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ECH-2013-14-001555La vista desde nuestra habitación en el Hotel Regina. Muy iluminado, en primer plano, el Paseo El Prado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Continuará…

3 thoughts on “Campos de Hielo 2013. Caminos Alternativos. 2da Parte.

  1. Te felicito por tremendo viaje que emprendiste, no tiene precio viajar en tu propia movilidad, la aventura simplemente increible, yo tambien tengo una land cruiser 200 espero algun dia poder equiparla bien y hacer un viaje asi de largo. te felicito nuevamente.

  2. Muchas gracias por sus comentarios.

    Por nuestra parte, nos gustaría transmitirle nuestra experiencia en el sentido de que, para la gran mayoría de los viajes y paseos no hace falta gran cosa en cuanto a equipamiento del vehículo.

    Lo que queremos decir es que empiece a disfrutar del placer de viajar desde ya. El equipamiento puede venir después, en la medida que la experiencia adquirida en los viajes le indique que necesita realmente y que equipos le resultan más adecuados.

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *