Campos de Hielo 2013. Caminos Alternativos. 3ra Parte.

Dic. 13, 2013. Viernes.
Cochabamba a La Paz, Bolivia.

ECH-2013-14-001570El Hotel Regina en Cochabamba.

Nos levantamos poco después de las seis de la mañana, desayunamos en el hotel y dimos inicio al día buscando un sitio para tomar una buena foto con el Cristo de Cochabamba, lo que con las edificaciones, casas, tendidos eléctricos, el ángulo en que este se encuentra respecto a la ciudad y el escaso tiempo disponible, nos resultó imposible.

El Hotel Regina fue sin duda uno de los mejores lugares en los que nos hospedamos a lo largo de este viaje. Tomando en cuenta la calidad y estado de las instalaciones, amabilidad y eficiencia del personal y ubicación, este lugar ofrece una relación precio-valor realmente excelente.

ECH-2013-14-001580Primer plano del Cristo de la Concordia, ubicado en lo alto del Cerro San Pedro, al este de la ciudad de Cochabamba.

ECH-2013-14-001590Otra vista del Cristo de la Concordia.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

A continuación salimos hacia La Paz, lo que se convirtió en un largo trayecto por los incontables desvíos a causa de las obras de construcción de la autopista a Oruro. Rodamos muchos kilómetros por encima de los 4.000 msnm. La carretera alcanzó una altura máxima de 4.496 metros en un punto llamado muy originalmente La Cumbre.

ECH-2013-14-001620

ECH-2013-14-001630

ECH-2013-14-001640

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROEn este peaje no deja de llamar la atención como está escrita la palabra “Tiwanaku”

DCIM100GOPROEntrando a la ciudad de La Paz por El Alto.

DCIM100GOPROEsta vía, si se le puede llamar así, nos permitiría evitar el tráfico de El Altoy bajar más rápidamente a La Paz.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Llegamos temprano a la capital, donde encontramos un tráfico de locos (pero al menos sin motos). Por suerte a nos habían advertido de esto, y también habíamos recibido indicaciones sobre como abandonar El Alto de la manera más rápida posible para llegar a la zona de la ciudad a la que queríamos llegar. Es que lo que es el este para Caracas, en la Paz lo constituye su parte baja.

Por alguna razón nuestros GPS (teníamos 3) no parecían llevarse bien con esta ciudad. Por raro que parezca, había momentos en que los tres daban distintas indicaciones a pesar de tener instalada la última versión disponible del Bolirut.

Por fin conseguimos alojamiento en El Montículo Apart-Hotel, un lugar bastante modesto y económico, pero limpio, amplio, y más importante aún, con estacionamiento cerrado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVillancicos con el inconfundible sabor de las melodías e instrumentos andinos en la Plaza Avaroa, La Paz, Bolivia.

Salimos a dar una vuelta por esta parte de la ciudad, y nos detuvimos en la Plaza Avaroa a admirar lo que parecía ser una competencia o demostración de villancicos entre los distintos distritos y vecindarios de la ciudad. La verdad es que el espectáculo me resultó muy sencillo y lindo, lleno de una inocencia que no recuerdo haber visto en Venezuela, y mucho menos en Caracas, desde hace más años de los que quiero reconocer. Realmente es una pena que hayamos perdido todo esto a cambio de la cultura de violencia, prepotencia y odio que nos caracteriza hoy en día.

ECH-2013-14-001750

Ya que no queríamos seguir moviendo la camioneta, así comenzamos a buscar donde cenar en los alrededores de esta zona, donde abunda la vida comercial y hay varios restaurantes y cafés. Como no vimos ningún lugar especializado en comida boliviana, nos decidimos por el Restaurante Mi Perú, donde disfrutamos de un ceviche muy bueno.

De allí, dimos un par de vueltas por los alrededores y nos retiramos a dormir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 14, 2013. Sábado.
La Paz a Puno, Perú.

Pagamos apenas 140 bolivianos por el apartamento en El Montículo, así que nos sorprendió el que el desayuno estuviera incluido.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROUna de tantas calles en las que tuvimos que dar vuelta tratando de salir de La Paz.

Comenzamos a tratar de salir de La Paz, y no había manera. Entre lo enredada que es esta ciudad, el tráfico que va más allá de lo anárquico, las calles cerradas por obras y el pastel de nuestros equipos GPS con el Bolirut, nos tomó casi 2 horas encontrar nuestro camino hacia El Alto y montarnos en la carretera hacia Puno vía Tiwanaku. Por cierto que aquí los micros, el equivalente de nuestras camioneticas, tienen la incomprensible y detestable costumbre de ir en una muy ajustada y prácticamente impenetrable fila india, que le hace la vida imposible al resto de los conductores que tienen la poca fortuna de tener que compartir la vía con ellos.

DCIM100GOPROCaldo de cardán. Un plato típico que no quisimos probar. Y si, tuvimos que preguntar para constatar que efectivamente, se trata de una sopa que tiene como ingrediente principal el órgano viril del toro.

DCIM100GOPROYa en El Alto, bregando con los micros para lograr salir de aquí y agarrar carretera hacia la frontera con Perú.

DCIM100GOPRO

Como habíamos cargado gasolina por última vez en Cochabamba, nos fuimos muy despacio (≈ 90 km/h) para tratar de salir de Bolivia y llegar a nuestro destino con la que teníamos.

ECH-2013-14-001820Nuestra primera aproximación al Lago Titicaca en este paseo se dio del lado boliviano.

ECH-2013-14-001830

ECH-2013-14-001840

Llegamos a Desaguadero y dimos un par de vueltas hasta encontrar las oficinas de migración y aduanas, ya que los camiones tienen su propio punto de cruce de frontera y la situación se presta un poco a confusión. Tan pronto encontramos el lugar correcto para ello, hicimos todos los trámites de salida sin contratiempos.

Seguimos hacia Perú, donde un policía de bastante mal talante, nos indicó que debíamos pasar por migración, aduanas, su comando, para un control policial, y por último, pagar un impuesto de 5 soles por concepto de uso de vías. Con los dos primeros no tuvimos ningún inconveniente, pero al presentarnos en el comando policial para el supuesto control, nos dimos cuenta inmediatamente de que habíamos caído en una trampa cuando el mismo policía mal encarado nos pidió de una vez el “seguro internacional”.

DCIM100GOPROEn el proceso de pasar la frontera hacia Perú.

Conteniendo la rabia, inmediatamente le indicamos que no habíamos cruzado la frontera con el carro aún (de hecho nos habíamos estacionado como un metro antes de la barrera) y que pretendíamos adquirir el SOAT, Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, tan pronto estuviéramos con el carro en el Perú.

El corrupto funcionario peruano, sabedor de que tenía la situación bajo su control, nos dijo que el primer lugar para comprarlo se encontraba en Puno, al tiempo que nos dio a entender que no pasaríamos a menos que le diéramos algo “pa’ los frescos”. Increíble que haya empleado exactamente la misma frase tan recurrida por nuestros propios corruptos venezolanos. Desconocíamos que manejaran un léxico de alcance internacional.

Todavía tratando de resistirnos, aún a sabiendas de que resultaría inútil, argumentamos que todavía no habíamos tenido oportunidad de comprar soles, pero contestó que no había problema, que “aquí aceptamos bolivianos” Así que no quedó más que darle 40 bolivianos, que fueron inmediatamente rechazados por insuficientes, y tras darle otros 20, el sinverguenza nos entregó un papelito fotocopiado con la dirección donde podíamos adquirir el SOAT una vez que llegáramos a Puno.

ECH-2013-14-001860

ECH-2013-14-001870

El tramo de carretera entre la frontera y Puno lo hicimos sin más inconvenientes. Sólo nos detuvimos a cargar gasolina, 32 galones por 460 soles, y a tomar algunas fotografías, aprovechando que estábamos entrando a Perú y las imperdibles vistas del Lago Titicaca.

Usando el “South American Handbook” de Rafael, resolvimos comenzar nuestra búsqueda de alojamiento por el Hotel El Búho, ubicado en el centro de la ciudad.

Al llegar allí, tuvimos la “suerte” de que había un lugar para estacionar justo enfrente. Me detuve, Rafael se bajó para dirigirme, puse la luz de cruce a la derecha, retrocedí medio metro y escuché un grito. Pues resulta que apareció una moto (aquí hay poquísimas) de la nada.

DCIM100GOPROEntrando a la ciudad de Puno.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Y ahí estaba yo, con un tipo joven sosteniendo el retrovisor de una Honda CBR 400 con los colores de Repsol, exigiendo que se lo pagara “al toque”, a lo que me negué inmediatamente, mientras intentaba comprender que había ocurrido y en que situación me encontraba.

La cosa era más o menos así: el tipo que me exigía el pago del espejo, la muchacha que iba con él asegurando que este era carísimo y no se podía reparar, otro tipo en moto, que evidentemente acompañaba a “espejo roto” parado unos pocos metros más adelante, y Rafael, que se había bajado de la camioneta para ayudarme a aparcar, tampoco había visto nada. Definitivamente aquí había algo raro.

Durante la discusión, y en vista de mi negativa a pagar, espejo roto comenzó a insistir en que lo siguiera a la comisaría de policía, a lo que inicialmente asentí. Hasta que en un movimiento, su chaqueta dejó al descubierto una franela con un logotipo y la palabra “policía” bajo este. Me fijé mejor, también noté que llevaba un radio, y muy probablemente un arma. Un vistazo al de la otra moto me permitió confirmar que estaba vestido de la misma manera, y muy probablemente llevaba consigo el mismo equipamiento.

Ya no tenía ninguna duda. No había ocurrido ningún accidente, ese espejo seguramente ya se había pagado muchas veces, y lo peor, no veía manera de salir de esta nueva trampa… Si se nos ocurría acceder a ir a la comisaría, sí que la íbamos a pagar caro, y para colmo de males, ni tiempo habíamos tenido de comprar el SOAT. En otras palabras, estábamos fritos.

Así las cosas, empecé a gritar yo también, diciendo que no iba a perder tiempo de mis vacaciones por unos idiotas, mientras le preguntaba a espejo roto cuento valía su porquería de espejo. Un tanto perplejo por mis gritos, me respondió que viera que su moto era carísima, que el espejo era original, que tal, que cuál, que le tenía que pagar 300 soles. Le di 150 al tiempo que le gritaba que se fuera al carajo, el insistió en los 300, pero le grité que con 60 dólares se compraba el espejo y sobraba plata. Mientras me montaba en la camioneta para salir de allí, su compañero me preguntó por qué gritaba, y le contesté, también gritando, que era porque me estaban robando y arranqué.

Rodamos los primeros segundos deseando que no nos siguieran, y con la rabia de haber sido robados dos veces por la policía, y en menos de dos horas. Visto en retrospectiva, cada vez me convenzo más de que fuimos víctimas de un ardid para sacarnos dinero y de que actuamos apropiadamente, dadas las circunstancias. Pero eso no disminuye en nada la rabia que sobreviene cada vez que recuerdo este desagradable episodio.

ECH-2013-14-001910El buque Yavarí.

Tantos años hablando maravillas de nuestras experiencias en Perú, y tal parece que la policía peruana hubiera decidido barrer con todas las gratas impresiones de una buena vez.

Tras confirmar que por ser esta una ciudad antigua, los hoteles del centro no cuentan con estacionamiento, y molestos por los incidentes con los policías, decidimos dejar de buscar hoteles baratos y nos fuimos hasta el Sonesta Posadas del Inca a orillas del Lago Titicaca.

El Sonesta, que Rafael logro negociar por $90 la noche, resultó ser un magnífica elección. Tienes excelentes instalaciones con una terraza sobre el jardín que da al lago, un estupendo restaurant, amplias habitaciones, un servicio acorde a un hotel de su categoría y un largo etcétera de bondades adicionales. Incluso cuenta con un barco museo al que se llega a través de una larga pasarela que lo conecta con tierra firme.

Salimos a dar una vuelta por la ciudad, y cenamos muy bien, y con un excelente ambiente y mejores pisco sours en el Incabar. Incluso nos brindaron recomendaciones para hacer el mejor pisco sour, lo cual siempre se agradece.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 15, 2013. Domingo.
Puno a Puerto Maldonado, Perú.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADebido a la gran altitud a la que se encuentra la ciudad de Puno, ≈3.800 msnm, los pasillos del hotel están equipados con grandes cilindros de oxígeno, a fin de atender rápidamente cualquier incidente que pueda presentarse con algún huésped.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACuy en los jardines del hotel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DCIM100GOPROSaliendo de la ciudad de Puno, donde hubiéramos querido permanecer más tiempo.

DCIM100GOPRO

Al poco tiempo de estar rodando, llegamos a Juliaca, donde encontramos un desvío acompañado de un caos absoluto que nos tomó mucho tiempo superar.

DCIM100GOPROEn medio del caos de Juliaca.

DCIM100GOPROAquí cruza la carretera otro tipo de ganado.

ECH-2013-14-002000

ECH-2013-14-002010

Una vez que salimos de ese despelote, y a pesar de encontrarnos a unos 3.800 metros de altitud, al tomar la ruta hacia Puerto Maldonado comenzamos a subir y seguimos, subiendo y subiendo, hasta que llegamos al Abra Oquepuño, donde un letrero indicaba 4.873 msnm. Al igual que en anteriores oportunidades, nos salimos de la carretera buscando un camino o una pica que nos permitiera llegar a los 5.000 metros, pero una vez más, nos quedamos cortos por muy poco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa pantalla del GPS muestra la altitud máxima que logramos alcanzar al salirnos de la carretera negra en el Abra Oquepuño. Nos faltaron 104 metros para alcanzar los 5.000.

ECH-2013-14-002030

DCIM100GOPRO

Desde allí, comenzamos el rápido descenso hasta los doscientos y tantos metros, que es básicamente la altitud de la carretera que nos llevaría hasta Puerto Maldonado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROEl trazado y condiciones de esta carretera brindan verdadero placer a quién disfrute manejar.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROUn paso de montaña siempre es diversión. Claro que sin tráfico sería aún mejor.

DCIM100GOPROEstuvimos a punto de confirmar, en base a nuestra propia experiencia, que este aviso de advertencia no es en broma.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Llovía cada vez más fuerte, y a ratos, la vía parecía más una torrentera que una carretera a causa del volumen y la fuerza del agua que corría por ella. En cierto punto nos detuvimos por unos segundos a ver como el cerro comenzaba a derrumbarse frente a nosotros. En una de esas decisiones que no se piensan mucho, aceleramos a fondo mientras el barro pastoso acompañado de mucha agua comenzaba a cruzar la vía transversalmente. Supusimos que logramos pasar segundos antes de que ya no hubiera paso.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

 

Rodamos duro, a pesar de que empezó a llover. Sin embargo, perdimos muchísimo tiempo a causa de las gibas (policías acostados) que hay en excesiva cantidad en este tramo de carretera. De hecho, muchos de ellos están allí sin causa aparente. Es una verdadera lástima, porque manejar por aquí era un verdadero placer cuando pasamos por aquí camino a Cusco hace apenas un par de años.

DCIM100GOPRONueva Arequipa en la actualidad.

Llegamos a Nueva Arequipa, que no era más que una gran invasión hecha con palos y encerados hace apenas dos años, y nos sorprendió ver como se ha consolidado y crecido en tan breve tiempo.

Increíble por cierto, el rendimiento de combustible de la 200, a pesar de las gibas que nos obligan a frenar y acelerar constantemente.

DCIM100GOPROEntrando a Puerto Maldonado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALlegamos a Puerto Maldonado aún de día, y por suerte, rápidamente nos topamos con el Hotel Centenario, un hotel nuevecito que tenía apenas cinco meses de inaugurado. Verificamos que contara con un estacionamiento seguro, y que nos brindara al menos las comodidades más básicas, pero además nos encontramos con que contaba con un personal extremadamente atento y con instalaciones y servicios que van mucho más allá de lo que esperábamos encontrar en esta pequeña ciudad en la selva. Incluso la terraza sobre su techo, donde además hay un restaurante y una pequeña piscina resultó ser una agradable sorpresa. No creemos que haya mejor opción en la zona.

Una vez resuelto satisfactoriamente el tema del alojamiento, nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Cenamos realmente bien en el Restaurant Burgos, que era prácticamente el único que estaba abierto, presumiblemente por ser domingo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Dic. 16, 2013. Lunes.
Puerto Maldonado a Rio Branco, Brasil.

Nos levantamos a 0600 para enfrentarnos a un desayuno bastante mediocre.

Cargamos gasolina y arrancamos. Otro día de pelea con las gibas en las carreteras peruanas. Sin embargo, rodamos sin más contratiempo que ese.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPuerto Maldonado desde la terraza del Hotel Centenario.

ECH-2013-14-002220Hotel Centenario en Puerto Maldonado.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Llegamos a la población de Iñapari a hacer frontera y logramos hacer todos los trámites muy rápidamente. Dedicamos un rato a visitar los distintos negocios que hay allí ofreciendo dos soles de los que teníamos por uno que no tuviéramos de una serie que trae grabados distintos íconos de la cultura Inca. Ignacio nos los había pedido antes de salir de Caracas y haríamos el esfuerzo para no quedarle mal, pero no contábamos con que el que mucha gente de aquí también estuviera coleccionando estas monedas de la serie numismática “Riqueza y Orgullo del Perú” nos dificultara un poco la cosa.

ECH-2013-14-002270Instalaciones oficiales del lado peruano, en Iñapari, donde se llevan a cabo los trámites de migración y aduana, tanto de entrada como de salida desde Brasil.

ECH-2013-14-002280

ECH-2013-14-002290

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Luego pasamos al lado Brasileño, hicimos el trámite de migración y agarramos carretera, que estaba en muy mal estado, con unos huecos enormes durante los primeros cincuenta kilómetros, pero de todas maneras, al no haber gibas, nos rindió mucho más que en Perú.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPROAlgunos tramos de esta carretera cercanos a la frontera peruana estaban en muy malas condiciones.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Llegamos temprano a Rio Branco y nuevamente tuvimos problemas para dar con un alojamiento apropiado hasta que finalmente nos quedamos en el Inacio Palace Hotel. Definitivamente tenemos que mejorar nuestra metodología de búsqueda de alojamiento al llegar a cada ciudad o pueblo. La actual nos obliga a perder un tiempo precioso que estaría mejor empleado conociendo estos lugares nuevos a los que llegamos cada día, además de que no garantiza buenos resultados. En este caso, el hotel se nota viejo, cansado y falto de un poquito de cariño, puesto que resulta obvio que el mantenimiento oportuno de las instalaciones no es la prioridad de sus propietarios. La habitación era mínima, y el mobiliario vivió sus mejores épocas hace ya muchísimos años. Sin embargo hay que reconocer que sus tarifas son muy bajas, y por tanto acordes a lo que se ofrece.

Nos fuimos al Supermercado Araujo a hacer unas compras para completar lo que llevábamos en la camioneta y aprovechar para adquirir algunos de esos raros y exóticos artículos de lujo que no hay en Venezuela, como papel tualé, aceite comestible, mantequilla, azúcar y leche.

Como siempre, dimos una vuelta por ahí y nos fuimos a cenar en Inacio’s, el restaurant del hotel.

Mi compañero se queja de ganas de orinar continuas. Lo achaca a una cistitis por haber aguantado mucho las ganas de orinar por el camino. Está inquieto, y aparentemente también está mal del estómago. Me preocupa. Se tomó una capsula de ampicilina que traía consigo asegurando que con eso estará bien. Me preocupa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Continuará…

3 thoughts on “Campos de Hielo 2013. Caminos Alternativos. 3ra Parte.

  1. Definitivamente la corrupción tiene sus tentáculos en todas partes del mundo, pero en especial latinoamérica que por naturaleza hay mucha corrupción, me quedé sorprendido con la frase “Algo pa los fresco”, creo que esa es netamente Venezolana, como se ha internacionalizado. Con “espejo roto” fué la mejor decisión. Saludos.

  2. Hola Carlos,

    Gracias por tus comentarios. Realmente llama la atención que el tipo recurriera exactamente al mismo término que los de aquí. Tal vez si hubiera dicho sodas o gaseosas o jugos, no nos hubiera sorprendido. Pero en ese caso tendríamos una anécdota menos que recordar.

    En cualquier caso, y a pesar de lo narrado en esta entrada, Perú es un país fantástico para recorrerlo en carro. Lo que se aprecia en los mapas, o viajar hasta allá de visita en avión, no permite entender lo vasto, diverso y rico en cultura que realmente es. No dudaríamos un segundo en volver a la primera oportunidad que se nos presente.

    Saludos, y de nuevo gracias.

  3. Excelente reportaje, los felicito una ves mas y supongo que en cada viaje que haces por esta zona que ya son varios, adquieres nuevas experiencias y te permiten ir con mas cautela en el proximo viaje, t agradeceria por favor si esta a tu alcance la siguiente informacion: Cuanto seria el tiempo minimo de duracion para ir a peru y estar una semana alla saliendo desde purto ordaz?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *