El Camino de los Españoles

cj-bajando-espanolesRecuerdo claramente que el CJ-7 me lo entregaron un día miércoles en la tarde. Ese mismo domingo, un amigo que si tenía mucha experiencia en este asunto de los 4×4 me preguntó: ¿Ese carro lo compraste para adorno o lo vas a usar de verdad? Sin saber en lo que me estaba metiendo, le contesté, “lo compré para usarlo”, y así, antes de poder decir que no, estaba estrenándolo en el Camino de los Españoles en el Cerro El Ávila.

Este estreno, en el que el CJ sufriría sus primeras heridas de guerra consistentes en múltiples rayas ocasionadas por la vegetación y un guardafango abollado a causa de haberle instalado los cauchos grandes antes que la suspensión, serviría para dejar perfectamente establecido lo que el destino iba a depararle al Jeep en mis manos.

Adoptamos la costumbre de recorrer este camino al menos una vez al año, a fin de evitar que la vegetación lo cerrara para siempre. La verdad terminé perdiendo la cuenta de las veces que hicimos este singular y complicado paseo.

 

Fortin-El-SaltoEn el Fortín El Salto.

40pgs-espanoles2

Lógicamente, ahora que por fin tenía un vehículo 4×4, empezaríamos a viajar de un lado a otro y a tratar de explorar los lugares que resultan inaccesibles a quienes no disponen de uno. Además, en aquel entonces nadie “rustiqueaba”. La gente aún añoraba Miami y el “tabarato”, y o no nos comprendía y nos miraba como unos locos, o nos ignoraba por completo. Felicidad total.

el-consejoViajábamos de un lado a otro, explorando, conociendo gente y nuevos lugares continuamente.

tucanviajero.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *