Cruzando cuerpos de agua. Vados.

Fieles a nuestro compromiso de servir de guía a quienes se inician en el mundo de los viajes en 4×4, dedicaremos esta entrada al tema de los vados.

Al explorar muchas zonas poco habitadas del territorio nacional, particularmente si la vía no es pavimentada, es muy común ver como esta conduce a un río o quebrada y continúa del otro lado. Esta situación, a pesar de ser prueba aparentemente inequívoca de que la ruta natural a seguir es cruzando el cauce, no siempre es así, y peor aún, puede no resultar seguro.

Antes de entrar al agua.

Contrariamente a lo que indican todas las páginas web y libros al respecto, lo primero que hay que hacer antes de entrar al agua no es caminar el paso. Lo primero es tener claro que vadear daña el carro. Cada vez que el agua llegue al centro de las ruedas, o hasta un poco menos, los frenos, la grasa de los cubos y las estoperas de los ejes sufrirán algún deterioro o estarán en riesgo de sufrirlo. A partir de allí, cualquier aumento de profundidad solo empeorará las cosas y la magnitud y el costo del mantenimiento y/o reparaciones que se requieran. Una vez dicho esto, queremos aclarar que sabemos por experiencia que cruzar ríos, lagunas y charcos también puede resultar divertido, emocionante y las más de las veces, sirve de escenario para unas fotos bien chéveres.

Ya estando frente al agua, si se tiene la menor duda acerca de cómo pueda ser el fondo o profundidad, lo mejor es detenerse a un lado del camino y apagar el motor. Mirando el río cuidadosamente ¿Es posible determinar la profundidad? ¿Hay rocas grandes en el fondo? ¿Qué tan intensa es la corriente?

caminar-vadoInspeccionando el vado a pie.

Las consecuencias de responder equivocadamente a cualquiera de estas preguntas pueden ser tan graves como romper el motor o perder el carro. Así que si tenemos dudas, hay que bajarse y, entrando al agua a pie (ahora sí) con mucha precaución, cerciorarse bien de las condiciones antes de entrar con este.

Si no se puede cruzar caminando, tampoco se puede cruzar en el 4×4. Si no tenemos snorkel y la profundidad del agua es igual o mayor que la de la entrada de aire del motor, no se puede cruzar en el 4×4. Solo para que quede bien claro: si el agua entra al motor, este se rompe. El agua no se comprime como el aire, y cuando el pistón sube no cede. Como el agua no cede, lo hará el mismo pistón, la biela o ambos, y de allí en adelante es difícil predecir que más se puede romper, pero es seguro que el resultado no es bonito. Ni barato de reparar. Aun teniendo snorkel, si la profundidad es mayor que la altura a la que están ubicados los componentes del sistema de encendido, la ECU del motor u otros componentes electrónicos de importancia, adivinaron, no se puede cruzar con el 4×4. Mientras caminamos, debemos tomar nota de la presencia de piedras o depresiones para evitar pasar por donde se encuentren con el carro. La mejor manera de señalar estos puntos es pedirle a quienes nos acompañan que se metan al agua y sirvan de guía durante nuestro paso.

En todos los casos, detenerse por unos minutos antes de cruzar un vado que cubra el centro de las ruedas siempre es bueno, puesto que permite a los componentes del tren motriz enfriarse un poco antes de entrar al agua. Como hemos explicado con anterioridad, la temperatura de los elementos del tren motriz de nuestros vehículos aumenta considerablemente como consecuencia normal de su operación. Al ser sumergidos en el agua, tanto estos componentes como el aire en su interior se enfrían rápidamente, lo que hace que este último se contraiga. Esto trae como consecuencia la formación de un vacío parcial, que facilita e impulsa la entrada de agua por cualquier resquicio, luz o fisura si el aire no logra entrar con la suficiente rapidez por los respiraderos dispuestos para ello, pudiendo esta inclusive vencer los diversos sellos que llevan estas partes.

No podemos olvidar evaluar muy bien como es la salida del otro lado. Con frecuencia, esta puede ser más difícil que el paso mismo.

Ahora que estamos a punto de lanzarnos al agua es un poco tarde, pero no podemos dejar de pensar lo bueno que hubiera sido extender las líneas de los respiraderos antes de afrontar este cruce. Bueno, ya sabemos que tenemos que hacerlo a la primera oportunidad y no postergarlo más.

Durante el cruce del vado.
Persigue la ola.

vadear

Ya listos, antes de entrar al agua, conviene usar una relación lo suficientemente corta como para asegurar buena tracción y potencia para hacer el cruce con seguridad. Segunda y mocha (aun con transmisión automática) suele ser una buena combinación en la mayoría de los casos. Entramos despacio, y aceleramos progresivamente hasta encontrar una velocidad en que la ola que se forma frente a nuestro vehículo no se monte sobre el capot. Ir en la huella de esa ola también ayuda a disminuir un poco el nivel de agua en el compartimiento del motor. Entrar con demasiada velocidad puede causar la rotura del radiador, cosa que ocurre con bastante frecuencia.

recuperar-vadeo

Siguiendo estas recomendaciones lo más probable es que logremos llegar a la otra orilla sin mayores inconvenientes. Sin embargo. Si el motor llegara a apagarse durante el cruce del vado, NO debemos tratar de encenderlo, a menos que estemos absolutamente seguros de que no ha entrado agua por el conducto de admisión. Si tenemos la menor duda, lo mejor es sacar la tapa del filtro de aire y dar arranque solo si todo allá dentro está seco. De no ser así, hay que solicitar ayuda para salir remolcados del agua, salir por nuestros propios medios con ayuda del winche, y si esto no es posible, y el nivel del agua lo permite, retirar todas las bujías y hacer girar el arranque para desalojar el agua que pueda haber entrado al motor, para luego reinstalarlas y proceder a intentar encenderlo. Este último procedimiento debemos hacerlo una vez fuera del agua si salimos de ella con el motor apagado. Una vez que resolvamos esta situación, también es necesario revisar el aceite con la varilla para cerciorarnos de que este no esté emulsionado, color café con leche, prueba de que entró agua al cárter. Rodar en estas condiciones dañará seriamente el motor.

Después de vadear.

consecuencias-vadearUna vez que hemos logrado cruzar exitosamente, se recomienda aplicar los frenos un par de veces (más si nuestro 4×4 tiene tambores) para confirmar su buen funcionamiento y acelerar su secado, lo que restaurará su rendimiento normal.

Después de todo paseo en el que hayamos entrado al agua, o incluso al final de cada día en que hayamos tirado el carro al agua. Debemos inspeccionarlo para garantizar que no se produzcan daños ulteriores a nuestros vehículos. Para saber más sobre cómo evitar daños ocasionados por el agua, por favor pulse aquí.

Recomendaciones adicionales.

• La ciencia nos dice que la vida tuvo su origen en el agua. Un descuido y tu 4×4 puede perderla en ella.. De manera que si piensas que un paso es muy profundo, tiene demasiada corriente o un fondo traicionero, desiste. No te arriesgues.

• Antes de entrar al agua a pie para confirmar las condiciones del paso, es bueno estar muy pendiente de algunos posibles riesgos como una corriente excesivamente fuerte que pueda arrastrarnos y animales peligrosos como pirañas, rayas, cocodrilos, hipopótamos, elefantes etc.

70-5--wd-40• Llevar una lata de Fórmula Marina, WD-40 o cualquier otro lubricante que desplace la humedad puede ser invaluable si planea enfrentar vados con alguna regularidad. Estos productos sirven para proteger los componentes del sistema de encendido, especialmente si ya tienen sus añitos antes y después de meterlos al agua, además de que pueden ayudar a resolver muchas otras situaciones en el monte.

• Es prudente asegurarse de que tenemos nuestro equipo de recuperación (cinchas, grilletes, control del winche) a la mano antes de afrontar un vado difícil. El medio de un río no es el mejor lugar para sacar estos perolitos de debajo de los bolsos que están detrás de la cava blanca grande llena de hielo y cerveza. Si el cruce se ve muy complicado, y se va a afrontar de todas maneras, no es mala idea hacerlo ya con una cincha puesta en posición, en el gancho de remolque mejor ubicado para las circunstancias, y recogida de tal manera que no entorpezca la maniobra.

• Cuando se trata de agua salada, lo prudente es ni siquiera acercarse. No rodar ni siquiera sobre la arena mojada por el mar es lo mejor que se puede hacer, a menos que sea absolutamente imprescindible pasar por allí, y en ese caso, viene bien nuestra lata de Formula Marina hasta que podamos lavar el carro a fondo, a la primera oportunidad que se presente. En cuanto a entrar al mar o lagunas salobres, ni de broma, además de que estas últimas suelen estar rodeadas, o tener en el fondo, algunas de las peores trampas de barro conocidas por la humanidad.

vadeo-fun-raceEs muy distinto cruzar un vado en competencia, como se aprecia en la foto de arriba que fue tomada en el tristemente extinto Fun Race, a los que queremos afrontar quienes nos dedicamos a viajar para conocre nuevos lugares en nuestros 4×4. Cuanto más lejos queramos llegar o más apartados estemos de casa, menos debemos asumir estos riesgos. Existen otras actividades más adaptadas al uso extremo de estos vehículos.

2 thoughts on “Cruzando cuerpos de agua. Vados.

  1. Saludos excelente información; seas novato, experto medio, experto, veterano hay que tomar en cuenta este tips.

  2. Excelente artículo! Muchas gracias por compartir. Para llegar a mi casa, una parte del lago que vadeamos con normalidad, debido a la lluvia y nieve ahora crece mucho, por lo que no sabía si entrarle en 4×4 baja segunda marcha, o alta primera marcha… Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *