El exceso de falta de velocidad

Exceso de falta de velocidad. Cada vez con más frecuencia encontramos manejadores* que llevan sus vehículos demasiado despacio para las condiciones imperantes en el momento. Esto va desde el que se mueve por una carretera nacional a 40 Km/h, formando una larga cola tras de sí, y arriesgando las vidas de quienes tienen que pegar el frenazo o forzar el adelantamiento, hasta el que toma el canal rápido de la autopista a una velocidad ridículamente baja. No quiero decir que sea malo conducir despacio, pero esto solo puede hacerse cuando ello no estorbe o ponga en riesgo las vidas de los demás.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuanto más viajo por carretera más me convenzo de que son más los accidentes causados por excesiva lentitud que por exceso de velocidad, a pesar de que a la hora en que uno de estos ocurre, la única causa que viene a la mente de “autoridades”, periodistas y demás ignorantes comentadores ociosos es esta última.

Accidentes. Por simple observación, un poquito de sentido común y otro tanto de documentación, he llegado a laconductores-lentos conclusión de que en Venezuela hay más accidentes por falta de velocidad, que por exceso de ella. Conducir un vehículo requiere destreza, atención y concentración. Sin embargo, encontramos que la mayoría de la gente va demasiado despacio por falta de destreza y porque anda pensando en pajaritos preñados. Se detienen o se cambian de canal sin prestar atención al entorno, hablan por celular y hasta se maquillan o mandan mensajitos mientras manejan erráticamente y a paso de tortuga. No tienen conciencia de la responsabilidad que entraña guiar conducir una máquina potencialmente mortal.

En un país en el que por ineficiencia, incapacidad, corrupción, y quién sabe por cuáles otros perversos motivos, no se han construido vías al paso que el crecimiento de la población requiere, y en el que las que existen están en pésimo estado, no está la cosa como para andar estorbando, manejando como si se fuera el único con derecho a desplazarse por la vía, y causando molestias, retrasos y accidentes por egoísmo, inconciencia y torpeza.

Recuerde: manejar debería ser un privilegio, no un derecho.

Rabia e impotencia. Una subespecie particularmente vil de este género, es el manejador que viene prácticamente a cero y logras adelantar tras muchos esfuerzos, solo para que él se vuelva a poner delante de ti al comerse el siguiente semáforo en rojo o valiéndose de cualquier otra infracción, como pasar por el hombrillo. El por qué se comen la luz, si van a continuar rodando a una velocidad ridículamente baja, constituye un misterio imposible de desentrañar.

*Manejador: se refiere a quién guía un vehículo automotor de manera torpe, egoísta e inconsciente, por lo que no puede ser considerado como un conductor.

One thought on “El exceso de falta de velocidad

  1. Eso es lo que actualemente yo me canso de ver en la via sea inter-estatal, estadal, urbana o inter-urbana y la arrechera ,frustrasion de conseguirse esa “rara expecie” por que individuos no son, en el medio ·&·(/:Ѩ¨¨Ñ”!%$$%$%& el andar de muchos es lo que a veces genera una frenada inprudente o un adelantamiento temerario para quitarse el estorbo del medio para que luego el muy MMHVO nos vuelva a revasar cometiendo altas imprudencias y de paso se pique y lo mas descabellado es que siga estorbando…..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *